Resulta curioso cómo evoluciona la industria del videojuego en según qué aspectos, como por ejemplo el de los juegos en primera persona de corte bélico. En el caso que nos ocupa, un género tremendamente popular a día de hoy y cuyas bases sentó en su día ID Software con su clásico Wolfenstein 3D, es el de una carrera repleta de aspirantes, y quien se lleva la victoria se convierte en el superventas elegido por la masa.

En esta competición de fondo y a finales del siglo pasado, nacía acompañando al éxito de la primera PlayStation y con el gran Steven Spielberg como mecenas, la franquicia Medal of Honor, siendo más tarde la popular Llamada del Deber quien naciera con el objetivo de suplantar su puesto. Tras casi quince años de historia, muchos juegos a sus espaldas y un relanzamiento hace tan sólo un par de años, Electronic Arts se pone seria con Medal of Honor: Warfighter.

LA TIER1 VUELVE A DAR GUERRA

moh warfighter pc

EA ya dijo que su nuevo Medal of Honor iba a hacer mucho ruido en el E3, y sin duda puede decirse que así ha sido -independientemente del mérito de la propia edición de la feria en sí- con una presentación que, entre otras cosas, parece que ha servido para decirle al gran público, simple y llanamente, que todos los errores cometidos con el anterior capítulo que supuso el relanzamiento de la franquicia (que desde luego no fue necesariamente malo, pero sí bastante alejado de lo que se esperaba de él, sobretodo en el desarrollo y duración de su campaña principal). Volvemos a manejar a lo más preparado y equipado del comando antiterrorista más duro, donde los soldados son máquinas de matar y las barbas se mesan ante la perspectiva de una buena escaramuza.

El redactor que firma el presente avance todavía recuerda el pase al que asistió en la ya lejana GamesCom de 2009 para presenciar el relanzamiento de la saga, con una sensación bastante buena pero basada en el abuso de scripts que son ya un habitual en este género para dotar a la experiencia de sobrada espectacularidad. En esta ocasión dichos eventos vuelven a estar presentes, pero en menor medida y sustentados por un excelente trabajo a la hora de crear entornos parcialmente destructibles, un detalle aparentemente fugaz pero que condiciona completamente la inteligencia artificial enemiga y, por consiguiente, la experiencia jugable.

No es baladí que la consecuencia de todo esto sea el uso del motor gráfico Frostbite 2, el mismo que emplea Battlefield 3 para que la compañía canadiense muestre su visión de cómo se hace un shooter bélico, aunque en esta ocasión de una manera más espectacular si cabe y bastante más arcade que su compañero de guerra. Confiando en que el modo campaña sea sustancialmente más longevo que su predecesor, todo apunta a que en esta ocasión no se dejará de lado al modo multijugador. Sea como sea, la sensación de que nos encontramos en plena guerra sin que parezca que vamos guiados por un carril mientras contemplamos una singular secuencia de acontecimientos interactivos, parece haber quedado atrás.

LOS MEJORES SOLDADOS DEL MUNDO

moh warfighter

La feria angelina tuvo un marco especialmente definido para Warfighter, pues se mostró el modo multijugador que enfrentará hasta un total de veinte jugadores en unas condiciones extremadamente interesantes: las mejores unidades -o, cuanto menos, las más populares- del planeta serán protagonistas de una contienda marcada por dos factores principales: máxima velocidad y dinamismo junto a una capacidad de personalización y variantes descomunal. Desde lo más granado del ejército británico, los spetsnaz de la Madre Rusia o incluso los US Seals hasta un total de doce fuerzas de élite internacionales como equipos individuales.

Marcados por la exaltación patriótica, cada unidad de élite será independiente de las demás y, si bien compartirán habilidades comunes que se desarrollarán con las consiguientes recompensas por nuestra habilidad en el campo de batalla, existirán otras única y exclusivamente que se desarrollarán en el núcleo de cada facción. Dichas habilidades, como puede ser marcar el punto de reaparición, las posibilidades de asistencia médica o incluso visionar a nuestros enemigos a través de las paredes (una habilidad de los US Seals que ya quisieran grupos de mejor bagaje como los Boinas Verdes) serán algunas de las posibilidades que el estudio Danger Close promete incluir en el juego.

Si al amplio abanico de habilidades a desarrollar le añadimos el handicap que supone para las diferentes unidades el escenario, el tipo de armamento, modos de juego y las diferentes posibilidades de destrucción del entorno, la combinación resulta demoledora; una tarea titánica de equilibrio y balanceo crucial para que no falle el modo al que probablemente el grueso de los jugadores invierta más horas. Medal of Honor: Warfighter llegará a las tiendas a finales de octubre para tener todo listo de cara a una campaña navideña feroz, y aunque por el momento las sensaciones han resultado francamente buenas, el momento de la verdad será cuando tengamos el producto final en las manos.

José Luis Fernández 25 | 06 | 2012