Sin ningún tipo de dudas, uno de los títulos estrella de esta edición del E3 ha sido el espectacular Watch Dogs. Bajo un planteamiento Sandbox que toma recursos tanto estéticos como interactivos de sagas a la altura de Assassin’s Creed o Grand Theft Auto, el nuevo videojuego de los estudios de Montreal ha dejado perplejo al público asistente.

El título, de ambientación futurista con matices cyberpunk (aunque se desarrolla en 2013), supone un golpe de efecto tanto visual como interactivo dentro del medio. Muchos aseguran ya que Ubisoft ha encontrado una gran alternativa AAA a su franquicia estrella (Assassin’s Creed) pues la expectación generada se asemeja mucho al momento en el que se enseñó por primera vez la saga mencionada.

Trailer Watch Dogs

CYBERCONEXIÓN GLOBAL

Durante la presentación a puerta cerrada del título, los desarrolladores nos explicaron el concepto dramático que envuelve al videojuego. La sociedad está vigilada de forma informatizada por medio de la plataforma ctOS, un medio que recoge datos de cada habitante de la ciudad de Chicago y los almacena para tener recopilados detalles como cuentas bancarias, contraseñas, cuentas de correo, antecedentes penales, información médica, etc.

Por si esto fuera poco, toda la infraestructura de la ciudad está controlada por medio de ctOS, lo que nos recuerda a la película Summer Wars y su sistema OZ, aunque en el caso de la obra de Mamoru Osoda todo responde a una plataforma virtual. Y ahí radica el atractivo del videojuego que nos ocupa: en Watch Dogs interpretaremos el rol de Aiden Pierce, un hacker capaz de burlar cualquier sistema de seguridad y hacer que los dispositivos electrónicos operen a su merced. Teniendo en cuenta el contexto interactivo Sanbbox ante el que nos encontramos, el título que nos ocupa nos ofrece un sinfín de posibilidades.

LIBERTAD DE ACCIÓN

Según hemos podido observar en la demo jugable, el entorno que nos ofrece el título es realmente espectacular, con unas increíbles proporciones y un planteamiento lleno de dinamismo. Podemos ver a la gente desarrollando sus vidas, actuando independientemente y reaccionando ante los cambios del entorno. Nosotros, con nuestras habilidades especiales, podremos detener el tráfico controlando los semáforos, despejar un complejo plagado de gente activando la alarma de incendios o dejar sin cobertura a un distrito entero.

Esto nos da pie a moldear el entorno en base a nuestro objetivo, pues la forma de llevar a cabo las distintas misiones que nos plantea el juego son inmensas. Por supuesto, tendremos tiroteos en tercera persona, con un sistema de coberturas donde las animaciones y la fluidez de movimientos nos han dejado perplejos. Pero no todo será acción en la nueva obra de Ubisoft, pues habrá momentos para el sigilo, la infiltración y la exploración.


Gracias a nuestro dispositivo móvil podremos, en tiempo real, hackear el entorno, desconectar el sistema eléctrico, dejar sin cobertura a ese Vigilante que se interpone en nuestro camino, recoger información de la gente que nos rodea (como por ejemplo, la probabilidad de que tengan un carácter agresivo) o acceder a nuestras habilidades fácilmente. Todo ello con un menú emergente que se integra perfectamente en el juego. A la derecha tendremos el mapa, muy a lo Grand Theft Auto, y a medida que avancemos en el título podremos adquirir nuevas habilidades y mejorar las que hayamos acumulado. Sin ningún tipo de dudas, un planteamiento asentado en los pilares básicos de las aventuras de acción Sandbox pero que, con gran acierto, introduce elementos de estrategia y sigilo muy bien implementados en el conjunto.

UNA DELICIA VISUAL

Los efectos gráficos que se acumulan en pantalla nos han dejado con la boca abierta. En la demostración, realizada bajo la plataforma PC, pudimos disfrutar de un entorno lleno de vida. Las animaciones del protagonista son suaves, los efectos procedurales permiten un movimiento realista de su gabardina (seña de identidad de la demo) y los logros en cuanto al sistema de generación de humo, fuego y agua definen un nuevo techo tecnológico.
watch dogs ingame

El viento actúa sobre los objetos en tiempo real, la representación de los cambios atmosféricos resulta apabullante, como demuestra la escena de acción bajo la lluvia, y la iluminación interpreta el cambio del ciclo día-noche con gran realismo.

Teniendo en cuenta que a nivel tecnológico el título resulta asombroso, que las novedades jugables que introduce son un gran acierto tanto en el diseño como en su implementación, y que la ambientación nada tiene que envidiar a una superproducción cinematográfica, resulta muy difícil creer que algo falle en Watch Dogs. Pero eso no podremos afirmarlo hasta que no juguemos en profundidad al título.

Sergio Melero 12 | 06 | 2012