Después de ver por fin una demostración in-game de lo nuevo de Naughty Dog, no podemos más que quitarnos el sombrero. The Last of Us es, a nivel tecnológico, un ejemplo de lo que puede dar aún de sí la actual generación de consolas y, en el plano interactivo, una declaración de intenciones por parte de Naughty Dog en aras de realizar una experiencia que va un paso más allá de lo conseguido con Uncharted.

PRECIOSISMO APOCALÍPTICO

Gráficamente nos encontramos ante un nuevo techo tecnológico en consolas. El videojuego que nos ocupa sorprende a las primeras de cambio por la recreación de los personajes y por la efectividad a la hora de transmitir sentimientos. Mientras que los videojuegos de Uncharted utilizaban técnicas de animación que, pese a ser muy avanzadas, no buscaban el realismo extremo en la representación de los protagonistas, en esta ocasión el objetivo es sensiblemente diferente.

the last of us ingame

Las caras de los dos personajes principales denotan su estado de ánimo, muestran al jugador el reflejo de sus sentimientos con verosimilitud y, además, la coordinación de los diálogos con el movimiento del rostro es perfecta, mostrando muchos más matices que los que podíamos diferenciar en el último videojuego protagonizado por Nathan Drake.

Por otra parte, los escenarios se llevan la palma en cuanto a espectáculo visual: calles llenas de escombros, parcialmente inundadas, con restos de vehículos por todas partes y con los alambres de los edificios retorcidos por doquier. Los interiores, para los que les pueda surgir alguna duda, están tanto o más cuidades que los parajes abiertos. Paredes empapeladas raídas por el desuso, camas alborotadas con las mantas y los cojines esparcidos por la estancia, puertas entreabiertas desconchadas en los bordes y ventanas quebradas donde puede verse el gran trabajo de Naughty Dog en la representación de materiales como el cristal o la madera.

Además, los efectos de iluminación en tiempo real, las texturas complejas que muestran con fotorrealismo preciso el relieve del la piedra o del ladrillo, y los efectos de partículas expuestos en el juego junto a una perfecta utilización de las más modernas técnicas de Oclusión de Ambiente engloban el conjunto hasta la categoría de abrumador.

JUGABILIDAD VERSÁTIL

Durante la demo hemos podido observar un fragmento bastante interesante del juego, donde los protagonistas avanzan a través de un distrito de la ciudad especialmente ruinoso buscando recursos. Mientras intentan acceder a un edificio vemos cómo no dejan de comentar entre ellos, como si de una producción cinematográfica se tratase, aunque el jugador ya haya tomado el control de Joel. En este sentido el título igue la estela de Uncharted, pero elevado a un nuevo nivel de realismo.

Obviamente, no nos encontramos ante un sandbox, siendo The Last of Us una aventura de acción con elementos de exploración que, no obstante, ofrecerá mayor libertad de decisión que la anterior saga de Naughty Dog al poder enfrentarnos a las distintas situaciones de forma muy diversa. Durante la demostración, y una vez dentro de un edifico al que hemos accedido a través de una ventana, comienza la acción más directa.

Por lo que hemos podido ver, The Last of Us combina con acierto exploración de entornos, acción en tercera persona e infiltración. En todo momento durante la demo nos acompaña Ely, para ayudarnos en momentos difíciles por medio de un sistema de IA bastante elaborado. Cuando tengamos la oportunidad, podremos acercarnos por la espalda de los enemigos para neutralizarlos presionándoles el cuello, aunque en el momento que seamos descubiertos empezará el festival de acción por coberturas.

avance the last of us ps3

REALISMO INTERACTIVO

A parte de los tiroteos, nos ha sorprendido gratamente la variedad de situaciones y la interacción con los escenarios. A medida que cambiamos de cobertura, nuestro personajes deslizará las manos por las paredes que tenga cerca, se apoyará en los elementos y mantendrá una relación con el escenarios mucho más realista que en Uncharted 3, pudiendo empujar al enemigos contra los elementos del mismo mediante un sistema procedural de impactos.

Durante toda la demostración jugable tenemos la sensación de estar viviendo situaciones prefijadas, más que nada por el realismo cinematográfico que desprenden. Y aquí radica uno de las principales claves del juego: desde Naughty Dog aseguran que han diseñado un sistema de acción por medio de una avanzada plataforma de Inteligencia Artificial, por lo que todo lo ocurrido en pantalla será mostrado de forma natural sin recurrir a los típicos Scripts. Nos gustaría terminar el avance con esta incógnita, pues si realmente es cierto lo que sugieren desde la compañía y cuando probemos en primera persona el título damos fe de ello, podríamos estar ante uno de los videojuegos más ambiciosos y completos de la generación. El tiempo lo dirá.

Sergio Melero 13 | 06 | 2012