The Orpheum Theatre, un nostálgico teatro del Broadway “angelino”, fue el lugar donde EA decidió hospedar su conferencia del E3 2011. En comparación con el resto de puntos emblemáticos donde se han aposentado las otras compañías, el Orfeo parece una localización de segunda categoría, una sutil forma de decir que las third-party nunca estarán a la altura de las tres grandes… hasta que se apagan las luces, la diminuta pantalla da paso a otra muchísimo más enorme y el sonido ensordecedor mantiene al público pegado a sus asientos.

COMIENZA EL ESPECTÁCULO

“En esta ocasión, EA ha querido ser más cercana”, explicó el jefe de la compañía, John Riccietiello. “El lugar es pequeño, pero la pantalla es enorme. Y presentaremos los nueve juegos uno detrás de otro de la mano de sus desarrolladores en lugar de optar por las típicas estrellas invitadas”, añadió, ganándose las risas cínicas del sector europeo de la prensa.

El primero en impactar al personal fue Mass Effect 3, que dejó temporalmente la “revolución” de las órdenes de voz para presentar un momento épico de la aventura: la huida de Shepard para escapar de una orgánica nave Segadora. El nuevo combate cuerpo a cuerpo en el que el héroe de la trilogía erradica amenazas alienígenas con un contundente golpe de omniherramienta se llevó un sonoro aplauso. Con la promesa de que las decisiones de entregas anteriores tendrán al fin una incidencia en la trama y con una presentación excelsamente cinematográfica, el tercer Mass Effect puede convertirse en uno de los exponentes de la presente generación.

Después del vídeo de Mass Effect 3, Riccietiello, jefe de EA, subió a escena para presentar Origin.com, la nueva web de su compañía donde se mostrará contenido exclusivo de sus juegos, como por ejemplo Need for Speed: The Run. El productor ejecutivo de The Run, Jason Delong, explicó que la gran novedad del título es que las persecuciones policiales sobre ruedas se producirán a veces fuera del asfalto. El vídeo demostrativo enseñó al protagonista de la campaña corriendo por los tejados y huyendo de helicópteros mediante eventos de acción rápida hasta robar un coche de la policía. Se desconoce si el resto de secuencias bípedas serán similares o habrá más libertad de movimientos.

Después de presenciar algo tan tangible como The Run, resultó desolador que la pasión que muestra el gerente general de BioWare, Greg Zeschuk, cuando habló de Star Wars: The Old Republic no se viese materializada al fin en forma de fecha de lanzamiento concreta. La preocupación este año es máxima si se tiene en cuenta que en esta ocasión Bioware ha pasado de reiterar su ambigüedad con festejos frikis para presentar un popurrí de vídeos anteriores.

La primera excepción que confirma la regla “nada de excentricismos” con la que empezó la conferencia dio comienzo con un misterioso humo que inundó el escenario mientras en la pantalla se mostró un panorama nevado. Se trata de la sorprendente a la par que arbitraria presentación de SSX a cargo del carismático jefe de EA Sports, Peter Moore. Moore ha hecho especial hincapié en la “ridícula” cantidad de contenido que habrá en SSX y en el factor de exploración que le servirá de baza principal. El objetivo de EA Sports ha sido recrear todas las montañas altas habidas y por haber para dar cobijo a los tres modos de juego: Race It, Trick It y Survive It.

Por muy “rey de reyes” que sea FIFA 12 según el vicepresidente de EA Sorts, Matt Bilbey, era inevitable que su vídeo de presentación de rigor viniese acompañado por unos aplausos dudosos, como si la mayoría de los presentes no entendiesen muy bien quién es este curioso monarca. El segundo vídeo, mucho más aclaratorio, evita la posible mini-revolución francesa: intensidad en el ataque, nuevas tácticas de defensa, tempo para controlar el balón, el impacto del jugador en el campo… Todo ello promete hacer de FIFA 12 “una revolución de noventa minutos de duración”. ¿Alguien necesita una hipérbole más? Deseo concedido: “Aquellos que ya han probado lo que tenemos de FIFA 12 aseguran que es el mejor FIFA”.

Tamaño rey debía venir acompañado de un séquito a su altura. EA Sports Football Club será un servicio social diseñado para fans de la franquicia con ganas de unirse al resto de jugadores, así como realzar la nobleza de su equipo favorito. Por ejemplo, si el Real Madrid pierda contra el Barça (de locos, ¿verdad¿), un seguidor del club blanco puede aceptar el reto de recrear el partido y conseguir el resultado inverso para que el Madrid suba de ranking en el Football Club. La segunda excepción de la auto-imposición austera de EA son las estrellas del fútbol americano –incluyendo a un ganador de la Superbowl- que han aparecido para explicar el camino de la victoria y cómo éste ha encontrado su lugar virtual en Madden 12.

Riccietiello reapareció en escena con un título que primero suscitó la mofa sana entre un sector del público pero que luego propaga el pavor entre aquellos periodistas con cónyuges enganchados u enganchadas a la red social. The Sims Social se plantea recoger el guante de desafío lanzado por Farmville et al para demostrar que en Facebook existe algo más que generadores de “granjeros de oro” en potencia.

Los dos juegos pertenecientes a los EA Partners reciben menos tiempo del que muchos hubiesen deseado que tuviesen. Kingdoms of Amalur: Recknoning, un juego de rol de acción a cargo de 38 Studios, y Overstrike, una prometedora exageración de Insomniac del Equipo A, no tienen la misma fuerza que otros títulos externos de antaño porque se les ha dado poco tiempo. Sus creadores no deben de haberse sentido muy bien al saber que seguramente sus escasos minutos de gloria se debían a que había que dejar paso a algo más importante que ellos: un motor gráfico.

La expectación aumenta cuando la pantalla principal vibra con los sonidos discordantes de la intricada guerra de DICE. EA ha apostado tanto por Battlefield 3 que a nadie le extrañó ver cómo su motor gráfico, el polifacético Frostbite 2, merecía la misma -o incluso mayor- atención que cualquier otro título anterior.

En lugar de reiterar lo que ya han hecho otras desarrolladoras en conferencias previas, es decir, demostrar que incluso la guerra global podría resumirse en un corredor lineal, la demo de la campaña de Battlefield 3 resalta la tensión que se produce durante una fase bélica rutinaria como el ataque y posesión de una fortaleza enemiga. La sensación de ser un peón en una compleja partida de ajedrez consigue mayor similitud que la que obtendía una mera banalización cinematográfica del casus belli.

Siguiendo la esencia social que parece haber invadido a EA, Battlefield 3 vendrá acompañado por un servicio llamado Battlelog que registrará las estadísticas de los jugadores, ayudará a enfrentarlos entre sí… Todo ello por una subscripción mensual de unos cero euros, centimillos arriba o abajo. Quizás Battlelog no resulte tan completo como otros servicios de elite porque peque de modestia, pero EA ha demostrado durante su conferencia que los excesos promocionales pueden ocultar ausencias imperdonables, y que sólo unas pocas compañías pueden tratar a su público con la suficiente franqueza como para situarlos delante de una pantalla gigante, sin engaños distraccionales de por medio.

Daniel Cáceres 09 | 06 | 2011