El jugador clásico echará la mirada atrás para recordar el enorme trabajo que hizo Mythos Games en las entregas de XCOM originales. La memorable primera entrega llamada popularmente como UFO: Enemy Unknown (1994), la segunda XCOM: Terror from the Deep (1995), que alargó demasiado la fórmula llegándola casi a ahogar; y una tercera entrega llamada XCOM: Apocalypse (1997 )que significó un punto y aparte para la serie. Después no conviene recordar más entregas tras el cierre de Mythos, pero aquella esencia de los originales se ha ido perdiendo en el tiempo, mientras no se esperaba resucitar la franquicia.

Un primer anuncio del nuevo y reiniciado XCOM ha hecho rebuscar a los jugadores de los clásicos entre los sedimentos de los originales algo que cuadrase en el concepto de FPS táctico que 2K Marin (Bioshock) está creando para este renacimiento en esta generación de consolas. Un primer miedo ante un más de lo mismo del género ha cambiado las tornas hacia la esperanza tras ver este primer material ingame mostrado del nuevo XCOM en el E3.

MIEDO A LO DESCONOCIDO

En los Estados Unidos de los 50 y 60 había el mismo miedo a lo desconocido que el desconocimiento hacia el exterior, sea terrenal o no. El final de la Segunda Guerra Mundial había eliminado un protagonista en la vida de los norteamericanos, algo que fue sustituido por lo intangible. Una vez más los Estados Unidos se erigen como el destino turístico preferido para la llegada de los alienígenas. Nosotros, en el papel de William Carter, jefe de la agencia XCOM, debemos comandar un equipo de tres hombres mientras hacemos frente al poder de lo desconocido.

Como era habitual en el título original tendremos una base de operaciones donde llevar a cabo las investigaciones, con un cuartel para mejorar a nuestros hombres, y una estación de control para elegir las misiones. No llega al nivel de detalle táctico ni organizativo del original, que era un titulo de estrategia puro y duro, pero intenta traer de vuelta lo más significativo de aquel. Pero la pregunta es: ¿cómo encajar la estrategia del original bajo un “shooter” en primera persona? La respuesta es sencilla: poniendo un poco de cada género.

A pesar de ser un shooter no todo es disparar y avanzar, de hecho el desarrollo del juego nos recomienda ser pausados, teniendo que disparar mucho pero pensar en similares proporciones. Para ello se ha habilitado un menú radial para discernir el destino de nuestros hombres y de paso alargar nuestra vida. Los comandos que podremos lanzar serán sencillos: avance, ataque, cobertura y apoyo, y seguramente más comandos que se irán descubriendo. Cada vez que entremos a este menú radial el juego se ralentizará para permitirnos adelantarnos a los acontecimientos y tener tiempo de dar una orden.

Los enemigos no serán fáciles de vencer en una primera toma de contacto, por la sencilla razón de que no contamos con la tecnología adecuada para hacerles frente. Así, tendremos que hacer uso de su tecnología en plena misión para derrotarlos, aunque si encontramos formas alternativas de darles caza podríamos usar dicha tecnología para estudiarla y darle un uso posterior y prolongado en próximas misiones. Conforme avance la trama se irán desbloqueando nuevas armas, nuevo equipamiento y nuestros hombres irán subiendo de nivel, a la par que se descubra nueva tecnología para que la Humanidad venza a esta amenaza.

LEGADO DE AYER, EXIGENCIAS DE MAÑANA

Visualmente no es un portento como atestigua el trabajo del equipo con Bioshock, pero sí que guarda relación con ese estilo casi caricaturesco de la serie, más heredera del comic norteamericano de mediados del siglo pasado. Destaca el cromatismo y el tratamiento de las luces que se compenetran con esa ambientación de prosperidad norteamericana de los 60, que se ha explotado en otros títulos como Fallout. Las animaciones sorprenden dotando a los escenarios de una vida muy singular, y viéndose también lo contrario, con estancias vacías que dan sensación de soledad y miedo. Mención aparte al sistema de destrucción de los escenarios, que salvando las distancias, recuerdan al nivel destructivo de los originales.

El regreso del clásico XCOM intenta recuperar un legado del que se creía intocable, para adaptarlo a las nuevas exigencias jugables y tecnológicas. Un titulo que nace incomprendido pero que juega la baza del equipo al cargo y también del memorable pasado. Tras verlo en acción en el E3 tenemos más clara la dirección tomada, aunque su prematuro desarrollo -no saldrá hasta bien entrado el 2012- no nos deja ver aún si esta dirección es la acertada.

David Hernández 20 | 06 | 2011