Sony no sabe hasta qué punto debe parte de su éxito a Naughty Dog, creadores de mascotas y juegos millonarios desde hace más de quince años. Primero fue la mascota oficiosa de la primera Playstation, Crash Bandicoot, más tarde se encargaron de crear a dos de los iconos de Playstation 2, Jak y Daxter para, ya en la presente generación, presentar una producción cuidada hasta extremos enfermizos en una aventura más madura que sus juegos anteriores y con un tratamiento más cercano a las aventuras de Allan Quatermain o el más obvio, Indiana Jones.

Como ha pasado con los títulos anteriormente mencionados, era cuestión de tiempo que su imagen trascendiera los circuitos de Playstation 3 para abarcar su narrativa entre las manos de los jugadores. Aquí nace Uncharted: Golden Abyss, la aventura hecha portabilidad para Playstation Vita, un juego que desde ya se ha convertido en el más esperado por los futuros usuarios de Vita, un juego que demuestra hasta qué punto llegan los circuitos de la nueva portátil de Sony, puro espectáculo.

NATHAN DRAKE Y SUS MULTIAVENTURAS

Como nuevo icono de los exclusivos de Sony, Nathan Drake desembarca en Vita de forma espectacular, con todo lujo de detalles y mimos, pero, esta vez, de la mano de otros programadores. Naughty Dog se encuentra enfrascada en la tercera parte de su nueva franquicia y ahora son Sony Bend sus responsables, autores de las ramificaciones portátiles de Syphon Filter y Resistance. Pese a ello, Sony Bend ha copiado y reverenciado cada aspecto de los Uncharted de Naughty Dog, manteniendo, además, un contacto seguido con las oficinas de su estudio programador padre.

Uncharted: Golden Abyss ocurre entre la segunda y la tercera entrega -es, por lo tanto una precuela de Uncharted 3, como se suele hacer en estos casos-. Golden Abyss contará con nuevos personajes como Jason Dante, un viejo compañero de Nathan Drake que vivirá con él una de sus mayores aventuras. La relación entre el protagonista y Jason Dante será la de una amistad fuerte y competitiva.

Poco más se sabe del argumento del juego y, por lo que hemos podido ver jugando al título en el pasado E3, la mayor parte de la acción se desarrollará en Sudamérica, con sus selvas tropicales como principal escenario. La aventura contará con un principio y un final determinado, que no afectará a las otras aventuras de Drake, por lo que se puede jugar sin conocer sus otros juegos. En cuanto al enemigo que tendrá que soportar las audaces escapadas de Drake, solamente un nombre y un puesto, Roberto Agüero, un militar revolucionario de alto cargo.

ESPECTÁCULO PARA TUS OJOS

Ver en movimiento a Uncharted: Golden Abyss es una sensación a la que uno se acostumbra pronto, pero que no puede disimular el asombro en sus primeros compases. Su apartado técnico es insólito para un juego portátil. Muy lejos de cualquier otra producción que se haya hecho hasta el momento en otra consola portátil e incluso en Playstation Vita.

A primera vista no se encuentran diferencias entre las entregas de sobremesa y esta,pues los escenarios, llenos de vida y movimiento y el modelo del personaje, formado con miles de polígonos. Mención especial para la iluminación de la selva por la que Drake se mueve, que dotan a Golden Abyss de unos valores de producción inconmensurables, muy al estilo de los juegos de Naughty Dog.

Nathan Drake se mueve de forma exacta a sus juegos anteriores, y es fácil saber el porqué, pues sus autores han reconocido que más de 3000 animaciones de los personajes han sido trasladadas entre los juegos de Playstation 3 y el portátil, sin ningún tipo de recorte. Una prueba más de la igualdad existente entre Golden Abyss y los otros Uncharted, ya que desde Sony Bend se han propuesto acabar con las diferencias entre juegos portátiles y juegos de sobremesa.

UNCHARTED VITA, UNA FORMA ESPECIAL DE JUGAR

Al margen del espectáculo visual con el que nos deslumbra Uncharted: Golden Abyss, sus otras funcionalidades, inseparables a una consola como Playstation Vita son las que dotan al juego de más personalidad, de un aura especial. Nathan Drake convivirá con las capacidades táctiles de Vita, tanto por la pantalla como por el reverso de la consola. Podremos alternar formas de jugar, entre botones y funciones táctiles en el momento qué queramos y jugando hemos podido comprobar que ambas se complementan a la perfección. Con la zona táctil del reverso podemos trepar y escalar entre otras funcionalidades, algo que será de ayuda al apuntado, que será posible con sólo tocar la pantalla con el dedo.

La sensación de jugar así es buena, pero lo mejor es que no limita las funciones “clásicas” de botones, pues cada jugador puede cambiar la balanza entre control táctil y control digamos, normal. Algo que, de ninguna forma, sería igual sin el segundo stick analógico de la consola, algo que llevábamos años demandando y que ya se ha convertido en uno de los mayores aciertos de Vita para un juego dispuesto a encabezar el nutrido grupo de juegos que darán “Vita” -lo siento, era necesario- a una consola con unas posibilidades enormes.

Adrián Hernán 21 | 06 | 2011