Entre las contadas sorpresas que el E3 2011 nos deparó en forma de juegos, Tomb Raider se confirmó como uno de los títulosmás interesantes de toda la feria, sorprendiendo a todos los periodistas de forma radical, pues la nueva Lara apuesta por una nueva visión de su propio mito, agrandado y en algunos casos olvidado por los jugadores que hoy andan desesperados por los juegos de acción repletos de testosterona.

Como decimos, la nueva Lara Croft abraza las mentes y los sentimientos de los jugadores de hoy sin olvidar sus orígenes, unos en los que sus expediciones a Egipto o al sur de Asia representaban a la perfección el género de las aventuras. Con la explotación de la saga a finales de los noventa ya asumida, Crystal Dynamics se hizo cargo de una serie mítica y la llevó a un nivel distinto, pues se ha codeado con títulos más enfocados a la acción, pero que se han hecho pasar por aventuras.

LARA INMUTABLE Y DISTINTA A LA VEZ

A diferencia de otras sagas que han cambiado sobremanera sus mecánicas, Tomb Raider con su nueva propuesta para 2012, tiene claro que el objetivo principal es ofrecer una aventura única y desgarradora, con las técnicas y narrativas de hoy pero conociendo lo que hizo grande a Lara. Con la trilogía de Crystal Dynamics finalizada, en parte por la imposición de la cronología en la época de Core Design como desarrollador, Tomb Raider se siente libre de nuevo para recuperar el trono de las aventuras de acción y supervivencia en las consolas actuales, un trono que anda vacío ya que muchas de las grandes producciones de hoy basan más su desarrollo en la acción.

La nueva Lara Croft es una chica de veinte años, insegura de sí misma que, a pesar de renovar su personalidad en parte, no deja de recordar a un pequeño pero importante capítulo de la biografía de Miss Croft que nunca tuvo su versión jugable. Es el viaje iniciático, el origen del camino del héroe, donde aprende sus verdaderas capacidades. En la historia creada por Core Design y Toby Gard -su diseñador- Lara tiene una experiencia traumática en los Andes, que sirve de resorte para sus posteriores aventuras. El nuevo Tomb Raider para 2012, bien entrado el año, será un reinicio con las mismas constantes vitales del original, proponiendo a los jugadores jugar e interacturar con la propia génesis del mito.

VERDADERA AVENTURA, AGOBIO CONSTANTE

Tras el impactante tráiler realizado por ordenador, el E3 sirvió de escenario para comprobar las supuestas virtudes de la nueva criatura de Square-Enix. Y la realidad superó la ficción, pues lo que pudimos comprobar más allá de la pequeña parte enseñada en la conferencia de Microsoft -donde solamente se utilizaban los llamados “Quick Time Events” y poco más- pudimos ser testigos del perfecto acabado de un juego que aunque esté a más de un año de su salida, se muestra sin fallos, técnicamente pulido y con una fluidez que ya quisieran muchos otros ya acabados.

La demo utiliza los primeros compases de la aventura de Lara, perdida en una isla del pacífico, para enseñar las características básicas del juego que se resumen en dos grandes apartados. Aventura y supervivencia. La sensación de vivir una aventura es constante, escenarios, enemigos, ambientación y diálogos nos trasladan a las películas clásicas del género. Y supervivencia, pues el agobio que siente Lara en sus primeros pasos por la isla, temerosa de cada ruido y cada animal que la acecha se traslada a los jugadores, inyectando la dosis perfecta de terror al nuevo Tomb Raider, que en parte es oscuro y agobiante como las dos primeras entregas -no hay más que mencionar fases míticas que utilizaban el miedo a lo desconocido, como el naufrago del Maria Doria o Vilcabamba-.

Entre las novedades propiamente dichas, Tomb Raider hace uso de un gran escenario que explorar, pero no en el sentido Grand Theft Auto, ya que nuevas zonas se abrirán según nuestro personaje vaya mejorando sus habilidades en los campamentos, que serán varios tras asegurar que desde uno podremos viajar directamente a otros repartidos por la isla oriental. El resto de las mejoras harán referencia a los objetos que usaremos en el juego, las capacidades atléticas de Lara así como sus habilidades especiales, como la visión de supervivencia, que será muy parecida a la vista del águila de Assassin’s Creed.

Las sensaciones vividas tras ver en movimineto Tomb Raider no pueden ser más positivas, no solamente se ha destapado como un buen juego dentro de la saga, sino en todo el catálogo del E3. Un juego del que nos preguntamos el porqué de su tardío lanzamiento -muy avanzado 2012- tras ver su perfecto acabado en todos los apartados, pero que si sirve para mejorar aún más la propuesta jugable, se convertirá en uno de los juegos del 2012 sin ninguna duda.

Adrián Hernán 17 | 06 | 2011