Hace ya casi cerca de un año desde que Nintendo maravilló a propios y extraños con su extravagante, aunque (de momento) no tan exitosa Nintendo 3DS, una consola que, entre otras virtudes, se presentó con el catálogo de videojuegos más variado y completo de la historia en el momento de su lanzamiento, un gran catálogo en el que, a pesar de la calidad global de la mayoría de los juegos, únicamente tres títulos despuntaban por encima del resto, y solamente uno de ellos no pertenecía a la multinacional nipona. Por si todavía cabe alguna duda, nos estamos refiriendo a la gran obra de Konami, el ya conocido por todos, Metal Gear Solid 3: Snake Eater.

RUMBLE IN THE JUNGLE

Allá por el año 2005, cuando todo el mundo pensaba que la ya en aquellos momentos agonizante PlayStation 2 no tenía nada más que ofrecer, Hideo Kojima lanzó al mercado Metal Gear Solid 3: Snake Eater, un juego que marcó un antes y un después en cuanto a juegos de acción se refiere, gracias en gran medida al elevado nivel técnico que conseguía exprimir de la sobremesa de Sony, el cual llegaba a mostrar unos impresionantes escenarios abiertos que llegaban a ser bastante amplios, además de contar con un nivel de detalle muy elevado, tanto en personajes como en los propios decorados, todo ello sin mostrar síntomas de flaqueo en ningún momento, además de contar con un componente cinematográfico nunca antes visto en un juego de acción, por lo que casi de inmediato pasó a considerarse una obra de culto entre los seguidores de la franquicia.

Si hay una compañía que posee más experiencia que cualquier otra en este sector es Nintendo, por ello, para evitar caer en los tópicos que marcaron la vida de su anterior portátil (Nintendo DS) con respecto a las consolas de la competencia, trató de atraer a todo tipo de público a su nueva videoconsola durante la presentación de la misma con la ayuda de un catálogo de títulos bastante más “hardcore” de lo que nos tiene habitualmente acostumbrados. Por todo ello, no es de extrañar que la aclamada franquicia del genio japonés Hideo Kojima hiciese acto de presencia con uno de sus títulos en dicha máquina. Por otra parte, Metal Gear Solid 3, pese a ser numéricamente la tercera parte de la saga, cronológicamente sitúa la acción mucho antes de los hechos acontecidos en el resto de capítulos de la saga, por lo que se torna completamente lógico que sea esta parte, y no ninguna otra la escogida por Konami para ser trasladada a las tres dimensiones que ofrece Nintendo 3DS.

Como no podía ser de otra manera, durante este pasado E3 2011 en Los Angeles, Metal Gear Solid 3D para Nintendo 3DS se convirtió en uno de los grandes atractivos del pabellón de Nintendo, donde pudimos comprobar de primera mano, que el salto a las tres dimensiones le ha sentado fenomenal a la franquicia.

Durante el acto de la compañía nipona tuvimos la oportunidad de probar un pequeño aperitivo de lo que es el prólogo de la aventura de Snake, el comienzo de la “Virtuous Mission”, pudiendo comprobar la gran calidad que atesoraba el efecto 3D en este juego, el cual se encuentra realmente trabajado, llegando a hacernos creer que algunos objetos, como la pistola de Snake realmente salían de la consola para apuntarnos a nosotros, además de alcanzar una tasa de imágenes por segundo cuando nos encontramos con el efecto 3D activado similar a cuando el efecto se encuentra inactivo, algo de lo que no todos los juegos que hemos visto hasta el momento en Nintendo 3DS pueden presumir. Dicho efecto otorgará un grado extra de profundidady realismo en la historia, gracias a que con él activado podremos apreciar con mayor detalle la densidad de la jungla que nos rodeará durante buena parte de la historia.

En cuanto al apartado jugable, pudimos notar ciertos cambios que le sientan bastante bien al juego, como es la posibilidad de gestionar todo nuestro inventario y listado de armas desde la pantalla táctil, la posibilidad de crear nuestros propios camuflajes utilizando fotografías tomadas con la cámara de la consola (¿a quién no le gustaría hacerse un camuflaje molón con alguno de sus personajes favoritos?), o el uso del giroscopio y los sensores de inclinación para algunas partes muy concretas del juego, como por ejemplo al cruzar algún que otro puente colgante. Por otro lado contaremos con el pequeño “inconveniente” que supondrá el deshacernos del radar, o el poseer un control prácticamente idéntico al de PSP, del cual todos conocemos muy bien sus limitaciones, pero este no será un lastre debido a la mejora, entre otras cosas, del stick analógico por parte de Nintendo.

En resumen, Metal Gear Solid 3D es (de momento) la gran apuesta de Konami por la nueva portátil de Nintendo que encandilará tanto a los fans de la saga, como a todos los nuevos allegados que decidan darle una oportunidad gracias a la gran calidad técnica que ha conseguido conservar e incluso mejorar la nueva portátil de la compañía nipona. Pese a esto, se han añadido nuevos elementos, como el conseguido efecto 3D, o el uso de los sensores de movimiento, que harán aún más profunda y realista la experiencia jugable de esta tercera entrega de Metal Gear. Sin duda un título que habrá que tener muy en cuenta si nos encontramos en posesión de una Nintendo 3DS.

Juanjo_Dante 21 | 06 | 2011