El título más importante de Xbox 360 para 2011 fue también uno de los más importantes en estar presentes dentro del pasado E3. La última entrega de las aventuras hipervitaminadas de Marcus Fénix y compañía promete ser uno de las propuestas más grandes que jamás hayan pisado la consola de Microsoft y en este avance hablaremos de su nuevo Modo Horda y de la campaña principal, que tendrá una duración superior a la vista en las dos primeras partes.

Epic Games sabe que este cierre de la trilogía debe ser el más salvaje de todos los juegos que han desarrollado hasta el momento y para ello han aprovechado los meses de retraso del lanzamiento (tendría que haber sido publicado inicialmente en abril) para pulir todos los detalles y ofrecer una obra cargada de referencias, con personajes conocidos por todos, violencia apta sólo para adultos y un buen montón de nuevos ingredientes, todos ello destinados a convencer al más fan de los fieles de Gears of War.

LA HORDA LOCUST NUNCA DESCANSA

El Modo Horda de Gears of War 2 fue uno de los extras más valiosos y mejor considerados por los amantes de la saga. Para conseguir mejorarlo, desde Epic han añadido una serie de características, además de mejorar un modo online cooperativo que llamará mucho la atención de los usuarios, que no siempre tienen ganas de estar aniquilando a otros usuarios en los modos competitivos. De nuevo tendremos que superar 50 rondas al más puro estilo espartano, con varios personajes aguantando el brutal ataque de los Locust.

Pero, en esta ocasión, los terribles enemigos de Gears of War no estarán solos y también deberemos hacer frente a los mutados Lambent. Como ya sucediera en el Modo Horda original, en las rondas 10, 20, 30, 40 y 50 deberemos acabar con enemigos más poderosos que en el resto de rondas. Aquí veremos Berserkers, Brumaks y demás simpáticas criaturas que intentarán acabar con nuestra vida y la de nuestros compañeros. Para que la misión sea más asequible, tendremos un arsenal amplio a nuestra disposición, donde encontraremos algunas armas nuevas, como el brutal rifle OneShot.

La principal novedad viene impuesta por la presencia de mejoras y armas que podremos comprar ganando dinero al eliminar enemigos. También se mejoran las posibilidad de cooperación, que nos permitirá dar armas a los compañeros e, incluso, prestarles munición siempre que estén apurados. Mención especial para la presencia de los “mechas” dentro de este modo, aunque hacernos con los servicios de estos brutales titanes de acero será muy costoso y deberemos conseguir mucha pasta para poder comprarlos. A pesar de todas estas ayudas, concluir el Modo Horda de GoW 3 no será tarea fácil. Y sin olvidarnos del Modo Beast, idéntico al aquí destacado, pero centrado en la supervivencia del jugador como Locust.

UNA CAMPAÑA CON SABOR CLÁSICO

La campaña principal de Gears of War 3 fue el plato fuerte de la demo que Epic Games puso a disposición de la prensa en el pasado E3 2011. Tuvimos la ocasión de probar una versión extendida de la demo mostrada durante la conferencia de Microsoft, donde vimos a un Leviatán mutado destrozando todo el escenario. Y es que la interactividad con el entorno será la mayor vista en la saga y nos dejará en más de una ocasión contemplando el destrozo que nuestros enemigos y nosotros mismos seremos capaces de realizar. Pero, volviendo al Leviatán mutante (en el 2 vimos uno normal, al que aniquilábamos en las fétidas aguas de los Locust), lo primero que llama la atención es la cooperación necesaria para acabar con su inmensa vida.

Marcus y Dom tendrán que luchar “a pie de pista” contra la gigantesca criatura, demostrando que son los protagonistas por sus capacidades para el combate, además de por sus brazos ciclados de esteroides. Aquí se nos plantearon dos posibilidades: enfrentarnos al bicho usando nuestra fuerza bruta o, por el contrario, recurrir a la tecnología de los “mechas” para facilitar un poco nuestra labor. Anya intentaba distraer a la criatura mientras nosotros intentábamos hacerla tragar plomo, algo que funcionaba a medias y que terminaba con medio escenario (un barco) destrozado.

Lo mejor del asunto venía a continuación, cuando la acción de la demo cambiaba y nos metía en la piel del otro equipo del pelotón: Cole y Dom, apoyados por Sam, la otra chica. Con ellos terminamos de aniquilar al monstruo gracias a un potente ataque aéreo, que ofrecía una interesante variedad jugable y que esperamos se mantenga durante toda la campaña. Y es que desde Epic aseguran que la campaña será la más larga y que tendrá una duración superior a las 10 horas, algo que nos parece genial y necesario para un buen “shooter” en tercera persona. Sin olvidarnos del espectáculo visual que ofrecerá el apartado gráfico que, a falta de probar el título completo en septiembre, ya nos hace vislumbrar el techo gráfico de Xbox 360. Y el cooperativo a cuatro bandas… ventajas por cualquier parte.

Cuando toda la prensa internacional asegura que Gears of War 3 es la obra más esperada del año no podemos estar más de acuerdo. Eso no significa que le faltemos al respecto a grandes como Uncharted 3 o Skyrim, simplemente viene a demostrar la importancia de Gears of War 3 en la generación actual. La saga es el pilar base de Xbox 360 junto con Halo y Epic Games es consciente, por lo que ha querido ofrecer una propuesta majestuosa. Aunque aún faltan unos meses para su lanzamiento, las expectativas son tan altas que ya estamos mordiéndonos las uñas ante lo que está por llegar. Y no olvidamos que esta franquicia ha mejorado en cada entrega. Sólo por eso ya merece la pena esperar Gears of War 3 como el gran acontecimiento que es. El Lancer nunca había estado tan brillante.

Antonio López 24 | 06 | 2011