Turn 10, el estudio interno de videojuegos más fuerte de Microsoft en la actualidad, lleva muy avanzado el desarrollo de la cuarta entrega de su ópera prima en forma de simulador de conducción. Al volante de un Subaru Impreza virtual, comprobamos de primera mano la desbordante calidad que destila uno de los bombazos exclusivos para Xbox 360 previsto durante la recta final del año, el cuál incluye novedades tan interesantes como dieciséis bólidos en carrera, un sorprendente apartado gráfico, e integración con Kinect junto a una simulación más pulida.

GRÁFICOS GAMA ALTA DE SERIE

Una vez acomodados en nuestro asiento tipo ‘bucket’, comprobamos el vehículo en modo exposición para asistir a un modelado completamente insano por la brutal cantidad de detalle. Unos movimientos leves con el cuerpo y capturados por Kinect, nos permitirán rotar el vehículo e incluso echar mano al capó o la puerta para contemplar motor e interior al mismo nivel técnico y artístico que el exterior. Al igual que en anteriores entregas, en carrera no lucirán tanto detalle, sin embargo estas sesiones de exposición delatan puro amor por el mundo del automóvil.

Una vez elegido circuito, eliminado la trazada de práctica y dejando como únicas asistencias el control de tracción y el ABS, cogemos el tacto a los pedales y decidimos mirar por el rabillo del ojo los retrovisores ladeando apenas la cabeza. El ‘headtracking’ de Kinect responde a la perfección, ofreciendo un ángulo muy natural de visión como respuesta a nuestros leves movimientos. El escenario escogido, Los Alpes, una demostración del poderío de Forza 4 al recrear un entorno fotorrealista, recargado, con una iluminación increíble y a sesenta imágenes por segundo.

Desde las primeras posiciones, mirando a través del parabrisas como por los retrovisores contamos con quince rivales a batir rugiendo motores, y una vez se pone el semáforo en verde, nuestros ojos se deleitan de cómo trabaja el juego en conjunto. La suavidad con la que se deslizan los coches por el asfalto en una orgía de reflejos, luces y sombras frente a los helados picos de Centroeuropa, que nos deja sin aliento. Diremos que rápidamente se aprecia un buen salto a nivel visual respecto a Forza 3 en este apartado.

SIMULACIÓN EN ESTADO PURO

Durante las dos vueltas al circuito que duró nuestra toma de contacto, comprobamos desde la primera curva cómo funciona la inteligencia artificial, pues un Ford Focus nos cierra el exterior al apurar la frenada forzándonos a sacar parte del coche fuera, perdemos el control y mientras nos reincorporamos asistimos atónitos a toda la retahíla de bólidos que se muestran simultáneamente, y adelantándonos sin pudor ninguno. En nuestra remontada asistimos a dos detalles que merece la pena comentar: La férrea defensa de la posición que nos hizo el Focus es algo común, pues el resto de vehículos compiten entre ellos, quizás una inteligencia artificial un tanto agresiva, pero aún es muy pronto para valorar este apartado en profundidad.

Por otro lado, el comportamiento del coche resulta auténtico en respuesta e inercias, lo que unido a un volante de potente ‘force feedback’ (recordad que el juego será compatible con todos los volantes aprobados para Xbox 360 por los de Remond), las sensaciones quedan a la altura del brutal apartado técnico que lo acompaña.

Para aquellos de gustos más arcades o sencillamente prestos a probar nuevas formas de control, Forza 4 también puede disfrutarse únicamente con Kinect desde el sofá del salón. Emulando agarrar un volante con los brazos y con notables asistencias a la conducción, el coche acelerará automáticamente y bastará adelantar el pie derecho para accionar el freno. Un modo que resultará muy amigable para los novatos y que servirá como curiosidad con la que experimentar a los veteranos.

En definitiva, las primeras impresiones tras probar la demo de Forza 4 han superado por completo nuestras expectativas. Muchos probablemente piensen que la competencia va a ser realmente dura de batir, pero a tenor de lo visto, resulta impecable el trabajo que este estudio norteamericano ha conseguido en poco más de dos años. La hegemonía japonesa debería sentirse incómoda con lo que está preparando Turn 10, sin embargo deberemos esperar hasta octubre para disfrutar al completo de este nuevo aspirante a simulador de la generación.

José Luis Fernández 17 | 06 | 2011