Durante el Captivate de Capcom se presentó por todo lo alto una nueva IP que respondía al nombre de Dragon’s Dogma, una apuesta que une los géneros que mejor saben manejar los creadores de Monster Hunter. Bajo un enorme telón se esconde un exclusivo RPG de acción colaborativo que mezcla la imaginería japonesa con un estilo visual cercano al rol occidental, en un producto ideado para los seguidores del rol clásico, es decir, con espadas, magias y criaturas herederas de la mitología.

Adornado con unos espectaculares tráilers, entrar en el universo Dragon’s Dogma es rememorar viejos géneros pero con el sello característico de Capcom. Este RPG de acción se sustenta en la base de la colaboración (tipo Monster Hunter) para derrotar enormes criaturas en un vasto mundo a explorar. De cualquier manera, la jugabilidad está casi por completo enfocada a la acción con criaturas como grifos, hidras, quimeras, golems y especialmente dragones.

DRAGONES Y MAZMORRAS ESTILO CAPCOM

El enemigo principal, y respecto al cual gira la historia, es al mismo dragón que da nombre al juego. Al principio de la aventura este maléfico dragón devasta la aldea Casadeis hasta que se encuentra con nuestro protagonista, que muere ante tan ingente criatura. Poco después renace como “El Elegido” para comenzar un peregrinaje y acabar con el dragón que le arrebató no sólo su corazón, sino también la sangre que movía su vida: su familia.

Como es habitual en los juegos de acción y rol en tercera persona, iremos caminando por vastos escenarios derrotando enemigos haciendo buen uso de armas de corta y larga distancia y magias, elemento que no podía faltar en nuestro arsenal aventurero. Capcom ha ideado un método para agarrarnos a los enemigos y así conseguir combates más espectaculares y cambiantes. Los desarrolladores han estado asegurando que los enfrentamientos en Dragon´s Dogma requieren adaptarse a cada terreno y momento de la aventura, o lo que es lo mismo, dependiendo de nuestro equipo, las características del personaje y del terreno en el que luchemos, estos combates cambiarán en su significado.

En la aventura estaremos acompañados de otros tres personajes durante la mayor parte del juego, unos mercenarios y aventureros que nos echarán una mano en la odisea, ya que ciertos monstruos son tan poderosos que un solo personaje perecería con solo hacerles frente. El peso de la aventura recae sobre nuestro protagonista, mientras que los otros personajes son cambiantes, es decir, podemos ir reclutando nuevos conforme avancemos en la aventura. Como imaginaréis, el juego tiene un fuerte concepto de colaboración, que permitirá que otro jugador humano pueda unirse a la partida manejando a cualquiera de los personajes de la CPU.

A la CPU podremos darla una serie de órdenes, en su mayoría sencillas como “seguirnos”, “esperar”, “atacar” o “ir hacia un punto”, aunque en general la IA de la máquina es bastante independiente, dotando casi de vida propia a los personajes que nos acompañen.

ARTE VISUAL EN MOVIMIENTO


En lo que respecta al aspecto visual estamos ante un titulo de origen japonés pero con resultados occidentales. Con Dragon’s Dogma tenemos unos gráficos más oscuros y serios respecto a lo que se nos tiene acostumbradas con productos interactivos japoneses, y en este caso se le saca un gran provecho al motor gráfico. El engine MT Framework, usado por Capcom en la mayoría de sus juegos, sigue luciendo de manera francamente espectacular en este nuevo título, con unos escenarios enormes que, sin embargo, pecan de estar algo vacíos en ciertos puntos.

Lo que sin duda destaca es en la caracterización de personajes y enemigos. La amplia variedad de los mismos, su elegancia y apoteosis visual ensalzan un apartado que nos ha dejado muy buena impresión en la demo que pudimos jugar en Los Ángeles. Armarse a luchar contra criaturas de distintas especies es soberbio, no tanto si además de con enemigos hay que lidiar con la cámara, que no se ha mostrado muy pulida en este contacto inicial con el juego y que esperamos sea mejorada en los próximos meses.

Dragon’s Dogma es una nueva propiedad intelectual de Capcom, que bebe sin esconderlo del rol occidental pero que es arropado de la filosofía característica de la compañía. Su desembarco está estimado para el primer trimestre del 2012 en PlayStation 3 y Xbox 360 y a buen seguro no decepcionará a los amantes del género.

David Hernández 20 | 06 | 2011