e3-2010-avance-cod-black-ops
Asistimos a la presentación del título en un pase de prensa privado en las oficinas de Activision en el recién clausurado E3 2010. Allí pudimos comprobar, de primera mano, lo bien que luce esta nueva entrega de la saga Call of Duty, que llevará por subtítulo Black Ops y que nos trasladará hasta el periodo de la Guerra Fría, que no había sido muy explorado en los juegos de acción bélica que tan de moda están en estos días.

Además, sólo un día antes, habíamos tenido el placer de asistir a un concierto multitudinario organizado por la gente de Activision en el mismo Staples Center, donde pudimos disfrutar con las actuaciones de Eminem y Rihanna, poniendo su ritmo y letras al servicio de Black Ops, algo que no podemos describir con palabras. Y es que, una cosa está clara, la propuesta de Treyarch viene con ganas de golpear fuerte. Saldrá el próximo mes de noviembre para PC, PS3 y Xbox 360.

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Mucho se ha hablado en los últimos meses sobre las disputas entre Activision e Infinity Ward, responsables de la subsaga Modern Warfare y creadores de la franquicia en general. Treyarch, que había demostrado un saber hacer muy notable con World at War, vivía de lejos la situación, aunque todo hacía pensar que terminaría afectándole de alguna manera. Para dejar claro que ellos también son capaces de innovar en un género tan complicado como el “shooter” y, de paso, acallar las críticas maliciosas hacia la marca Call of Duty, apareció el primer trailer de Black Ops, que va camino de convertirse en un imprescindible para los amantes de la acción.
avance black ops e3 2010 e3 2010 cod black ops
Como ya hemos comentado, el título nos traslada hasta la Guerra Fría, donde se sucedieron acontecimientos bélicos de diferente índole, destacando la Guerra de Vietnam, la crisis de los misiles cubana, la Guerra de Corea y un sin fin de enfrentamientos que forman parte de la historia. Evidentemente, Black Ops buscará ofrecer la vertiente más emocionante de los conflictos y buscará contar una historia cargada de misterios e intrigas políticas, algo que se daba mucho en la época que nos ocupa. Con todo, no se ha desvelado casi nada de la trama, suponemos que con la intención de mantener la sorpresa hasta el final.

Sea como fuere, esta nueva entrega de la franquicia buscará, ante todo, sorprender al personal, con un punto de vista que nada tiene que envidiar el de Modern Warfare, con el que guarda muchas similitudes y, por supuesto, diferencias. La acción será tan espectacular como siempre, habrá momentos inolvidables y tendremos la oportunidad de viajar hasta el epicentro de la guerra de Vietnam, algo que levantó mucho interés cuando los rumores indicaban que el título transcurriría en su totalidad en el polémico conflicto.

Pero Black Ops buscará, además, regalar al usuario una experiencia interactiva nueva, asentada en un motor gráfico espectacular y en unas situaciones que harán las delicias de los más exigentes. Treyarch quiere ofrecer sensaciones diferentes, siendo este uno de los motivos principales por los que han escogido un periodo histórico tan complejo y difícil de reflejar en pantalla. Y, teniendo en cuenta lo poquito que hemos podido ver hasta el momento, la desarrolladora va por muy buen camino.

ESPECTÁCULO VISUAL Y TÉCNICO

black ops avance
Como viene siendo habitual en la saga, el nivel técnico del título alcanza cuotas de espectacularidad nunca antes vistas. Durante la presentación del juego pudimos ver dos misiones en diferentes escenarios. La primera de ellas tenía lugar en Laos, donde el paisaje selvático y la climatología de la localización se convertían en los protagonistas. El modelado de los personajes era casi perfecto y las animaciones faciales estaban muy bien conseguidas. La sensación de estar en el conflicto quedaba patente cuando nuestros protagonistas se subían a un caza de combate, originando el caos en la región, aunque ello no resultará nada fácil.

Tras esta primera toma de contacto, nos trasladábamos hasta un paisaje nevado, donde el sigilo era nuestra principal arma. Debíamos acabar con los enemigos para conseguir acceder a unas instalaciones militares. Al final de la misión, una avalancha hacía acto de presencia y nos obligaba a salir corriendo como alma que lleva el diablo, salvando nuestra vida “in extremis”. La calidad de los efectos climatológicos era tremenda y la jugabilidad se antojaba sencilla y muy intuitiva, heredada de títulos anteriores.

La interfaz y otros elementos técnicos se mantienen con respecto a entregas previas, aunque Treyarch ha sabido ofrecer su particular punto de vista de los diferentes conflictos. De momento falta por saber si serán capaces de presentar una trama atractiva como la de Modern Warfare 2, aunque todo hace pensar que así será. La recreación que se realiza del escenario es realmente buena y nos traslada directamente hasta la jungla más profunda o el paraje montañoso más peligroso.

En sólo unos meses saldremos de dudas y comprobaremos si Call of Duty sigue siendo la saga puntera en el género “shooter” o si, por el contrario, su cartucho se ha agotado. Treyarch y Activision apuestan fuerte por el título y, visto lo visto, parece que tendremos un nuevo espectáculo visual y jugable en nuestras manos. Además, no podemos olvidar el más que probable multijugador y todas las sorpresas que, seguramente, se estén reservando para el momento de su lanzamiento. Por ahora, el 9 de noviembre sigue marcado en el calendario como fecha importante.

Antonio López 24 | 06 | 2010