Dice la teoría que todo lo que sube tiene que bajar, y la gravedad no falla. Es por eso que el éxito de muchos juegos también va desinflándose con el paso del tiempo, y al parecer, va llegando el momento para Angry Birds.

Angry Birds

En 2013, Angry Birds sumó unos beneficios de 36,5 millones de euros, prácticamente la mitad de lo que Rovio Games había engrosado por la franquicia solo un año antes (76,8 millones de euros). Pese a que los números parecen indicar un descenso en el interés por parte del usuario, para la compañía intervienen otros factores determinantes como las inversiones en nuevas áreas y los 300 puestos de trabajo creados entre un año y otro.

La industria del cine, la distribución de vídeo o nuevos modelos de negocio en juegos son algunos de los sectores a los que Rovio Games ha ido ampliándose en los últimos tiempos, para, según afirma Mikael Hed, CEO de la compañía, “estar preparados para futuros mercados”.

Rocío González en 29 | 04 | 2014