El fabricante estadounidense de ordenadores Dell ha cerrado el último trimestre de 2006 con un beneficio de 673 millones de dólares (513 millones de euros), un 33 por ciento menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. El motivo está en la caída de las ventas de sus portátiles, un sector que genera un 32 por ciento de la facturación y que supone la principal fuente de ingresos de la compañía. Varios analistas ponen en duda que el modelo de venta directa de la empresa siga teniendo la misma vigencia.

admin 03 | 09 | 2007