La marcha de Hideo Kojima de Konami podría haber precipitado el abandono del proyecto Silent Hills, que el japonés compartía hasta hace poco con el cineasta mexicano Guillermo del Toro (El laberinto del fauno, Pacific Rim) y el actor americano Norman Reedus (The Walking Dead). Primero fueron estos dos últimos los que adelantaron que Silent Hills se había cancelado, y Konami no ha tardado nada en corroborar la información, eso sí, ha asegurado que su compromiso con la clásica franquicia sigue intacto. Vamos, la confirmación de una muerte anunciada desde el divorcio Kojima-Konami.

¿Ha hecho bien Konami abandonando el proyecto? Lo cierto es que desconocemos prerrogativas contractuales que dejaran o no opción a Konami, pero la compañía estaba en una posición difícil para tirar adelante con el juego. Una retirada a tiempo dicen que es una victoria.

El fantasma de Lisa en P.T. tamibén la veremos en Metal Gear Solid V

Aunque es verdad que tenía la mitad del trabajo hecho, dada la expectación que ha rodeado a este proyecto desde la salida de la demo de P.T., no habría sido lo mismo. P.T, se lanzó en exclusiva en PlayStation Store durante la pasada E3 y lo que parecía una simple prueba de un nuevo juego de terror para PlayStation 4 (del ficticio estudio 7780s), resultó ser un teaser de un nuevo Silent Hill de Kojima y del Toro, en el que el actor Norman Reedus ponía su imagen como protagonista.

El puzle de la demo daba muy pocas pistas al jugador sobre cómo completarlo, y aunque sus responsables pensaron que se tardaría una semana en descubrir el final, el mismo día de su lanzamiento ya se había descubierto el pastel. ¡Cómo olvidar los chillidos de la primera británica que colgó el final del juego en YouTube!, solo superados por los que cada uno de nosotros dimos durante el desarrollo de la infernal demo (y para qué negarlo, los que damos cuando volvemos a jugarlo y Lisa se nos planta delante).

El principal problema para continuar con el juego era que además de una demo que sorprendió mucho a los jugadores, el proyecto se vendía por sí solo gracias a las firmas que tenía detrás. Si retiras a Guillermo del Toro, Kojima y Reedus de la ecuación (o alguno de ellos), los mismos jugadores emocionados por la idea, podían perder interés más rápido de lo que se muere en Bloodborne. Y el problema no es que el camino no quedara marcado con la inquietante demo, sino todo lo contrario.

Silent Hills cancelado

Hacer un juego pensando en imitar la fórmula de P.T. que tanto entusiasmó (y acojonó) a los jugadores, sería quedarse solo a medio camino. El hype por Silent Hills viene de la expectación de lo que Kojima y del Toro podrían hacer en un juego de 10 horas si fueron capaces de elaborar tal demo… y ya sabemos que el hype es muy venenoso. Si Konami hubiera seguido adelante con el juego las cosas hubieran sido muy diferentes y los jugadores no dejarían de achacar cualquier fallo al cambio de dirección. Porque solo hay un tiempo mejor que el pasado, el que podría haber sido. La saga Silent Hill no necesita más baches.

Mal que nos pese, es mejor que recordemos Silent Hills por lo que fue: una de las experiencias más escalofriantes de 2014.

Rocío González en 28 | 04 | 2015