Tan sólo unos pocos privilegiados (alrededor del 0’5% de los que la solicitaron) cuentan con acceso a la beta de Dawnguard, la primera expansión del exitoso The Elder Scrolls: Skyrim. Los que ya están disfrutando del contenido se han encontrado, nada más activar la partida, con una difícil decisión: ¿convertirnos en un despiadado Lord de los Vampiros o luchar contra ellos siendo un recordado Cazador?

FACCIONES EN SKYRIM: DAWNGUARD

La decisión no será fácil, porque estas dos facciones tienen sus pros y sus contras. También debemos decidirnos bien pues hay aspectos que pueden influir de manera definitiva en la jugabilidad, como por ejemplo el hecho de que si eres un Vampiro, tan sólo podrás salir al exterior por la noche. Así que ya sabes, si te consideras de los que disfrutan sobre todo admirando la espectacularidad de las tierras de Skyrim al amanecer, mejor que te lo pienses dos veces antes de seleccionar tu facción.

Las ventajas de ser Vampiro son muchas: la habilidad de flotar, de teletransportarte o de invocar poderosas gárgolas para que te ayuden en combate. Por otra parte, los cazadores podrán salir a cualquier hora del día para pillar desprevenidos a los vampiros, tendrán un mayor componente de exploración y podrán incluso contar con un troll domesticado. Sin duda alguna una difícil decisión… ¿Cuál escogerás?

Sergio Melero 14 | 06 | 2012