crytek logo
La empresa alemana desarrolladora de títulos tan conocidos como Crisis o Far Cry ha comentado recientemente, a través de su presidente Cevat Yerli, que están planteándose la posibilidad de marcharse del país bávaro si la actitud del Gobierno germano no cambia en relación con los videojuegos violentos. Recientemente, el Bundestag -el parlamento alemán- estudiaba la posibilidad de prohibir la venta y desarrollo de títulos de contenido adulto o violento, lo que sin duda debe haber sentado como un jarro de agua fría a Crytek.

“El debate político actual privará al talento alemán de su lugar en el escenario global del desarrollo de videojuegos y privará a los consumidores germanos de un tipo de entretenimiento considerado como seguro y divertido en todo el mundo”, comentó Yerli. Asimismo, añadió: “la censura de los juegos de acción en Alemania nos preocupa porque es como banear a los artistas alemanes que los están creando. Si la comunidad creativa alemana no puede participar en uno de los medios culturales más importantes de nuestro futuro, nos veremos forzados a mudarnos a otros países”.

Como suele suceder en estos casos, la polémica está servida. ¿Acaso no hay violencia en el cine, la música, la literatura o la pintura? Es más, si lo analizamos con detenimiento, hasta algunas esculturas resultan violentas. ¿Cuando aprenderán los mojigatos Gobiernos conservadores que el ocio electrónico es el futuro de la industria cultural universal? La violencia de los videojuegos -que la hay, y mucha- no es la principal causa de los males de la sociedad. Esperemos que la fiebre censora y persecutoria no se expanda a otros países europeos.
crysis farcry

Antonio López 05 | 08 | 2009