Ayer Sony se acercó a Valencia para mostrar a la prensa especializada de la zona cómo era la esperada PlayStation 4. Y muchos de los que no la habíamos probado ya podemos sacar nuestras primeras conclusiones, que ya anticipamos que son francamente positivas. A lo largo del evento pasamos por 5 salas distintas: Sencillez, personalización, social, integración e inmediatez.

SENCILLEZ

Comenzamos el tour por uno de los juegos más sencillos a nivel visual y de jugabilidad. En este apartado centrado en los juegos indies tuvimos la oportunidad de ponernos a los mandos por primera vez de PS4 y el juego en cuestión era Hohokum. Era una versión demo de este título que en ciertos momentos era complejo saber cuál era el objetivo que debía conseguir el usuario.

Imagen de Hohokum.

Sin embargo, la importancia era mostrar cómo con un título tan sencillo, en el que movíamos a una especie de serpiente por distintos mundos en los que debía conseguir distintas cosas en cada uno de ellos, conseguía atraer al jugador. Un juego distinto al resto, alejado de lo comercial que llamará la atención de niños y adultos. Y todo apunta a que la sencillez será una de las bazas que tenga Sony para atraer a los títulos indie a su nueva consola, que por lo que se sabe hasta ahora no serán pocos.

PERSONALIZACIÓN

En la segunda parada el protagonismo fue para Playroom, un título donde la cámara es indispensable y donde descubrimos algunos de los usos del nuevo DualShock 4. Con una interfaz sencilla de usar y donde el gamepad cobra gran importancia, Playroom esconde dentro de sí varios minijuegos.

La cámara y el mando harán una buena combinación.

Uno de ellos es el que hemos visto en algún tráiler con muchos robots. Podemos llegar asustarlos con nuestros movimientos, acariciarlos, pegarles alguna patada para que salgan disparados de la pantalla… también pudimos jugar a una versión moderna del clásico Air Hockey. Y hablamos de versión moderna no solo por la presentación del mismo sino por el modo de juego. El movimiento del mando es detectado por la máquina y podemos estirar el panel a nuestro gusto o conveniencia según queramos hacer o que no nos metan un gol. Playroom será uno de esos juegos que sin duda atraerá a los niños y será proclive de ser usado cuando haya grupos de amigos en casa.

SOCIAL

En Sony no son ajenos a la importancia de las redes sociales y a la interconexión de los usuarios. Es por ello que mediante Drive Club, auténtico simulador de coches, con una jugabilidad que requiere de horas de manejo para controlarlo debido al realismo que expulsa por el tubo de escape, descubrimos qué era lo que querían mostrarnos.

Drive Club permitirá carreras asíncronas.

Se trata de un juego en el que los usuarios pueden dividirse en clubs y competir entre ellos, ganando el club que más puntos consiga atendiendo a vueltas rápidas, buenas trazadas, derrapes realizados, etc. El problema que se ha dado hasta ahora es la dificultad que supone quedar a una hora para competir. Pues bien, la competición es asíncrona y cada usuario puede competir contra un coche fantasma, lo que le facilita, al no tener obstáculo alguno, realizar una gran trazada, derrapar e ir más rápido. Son los resultados los que se sincronizarán automáticamente.

Por supuesto, se trata de uno de los modos del juego pero no podemos obviar que es una gran solución para mantener este tipo de competiciones en los que la lucha entre usuarios puede ser más viva que nunca.

INTEGRACIÓN

El plato fuerte llegó cuando pudimos ver en primera persona dos demos de Assassin’s Creed IV: Black Flag y de Watch Dogs. En estos títulos pudimos ver la evolución del apartado gráfico, cuyas imágenes ingame cada vez se asemeja más a los vídeos promocionales.

El agua es donde se ha hecho un gran avance a nivel gráfico.

Donde no hay duda y parece haber una gran comunión es que el apartado de luces y de texturas es donde más se ha evolucionado. La madera se ve con astillas, una chaqueta mojada, las velas y las banderas son impulsadas por el viento… Es un salto de calidad que se nota en los detalles y que mejorará en los próximos años. Un paso de gigante es en el realismo del agua. El movimiento de las olas, el reflejo de la luz, la espuma que sale de ella… algo asombroso en este capítulo que siempre ha sido tan complejo para los desarrolladores.

INMEDIATEZ

Otra de las características que tratan de potenciar desde Sony es la de la inmediatez. Cuando descargamos un juego online no será necesario esperar a que se descargue la totalidad del mismo para poder jugar. PS4 permite que cuando se haya descargado un pequeño porcentaje del título pueda comenzar a probarse mientras el resto de la descarga e instalación se realizan en segundo plano. “Ojalá hubiera existido esto cuando me descargué el GTA V” es lo que pensarán muchos de los gamers.

Knack, nuevo título de plataformas.

Y el juego que tuvimos como ejemplo fue Knack, un título de plataformas que nos recuerda al mítico Crash Bandicoot, que parece para niños pero que te das cuenta el punto de absorción que tiene solo cuando te avisan de que se ha acabado el tiempo de juego. En este mundo totalmente cerrado el jugador aumenta su tamaño para hacerse más fuerte, siendo éste el aspecto gráfico más destacado del título por la forma en la que lo hace.

LO MEJOR, EL MANDO

PS4 se presenta como una consola centrada en el juego y no tanto en otros aspectos como el cine o la televisión como sí ocurrió con PS3. En ésta se incluyó como gran novedad el lector de Blu-Ray y en PS2 el de DVD, buscando abrirse a un sector que parece haber sido muy pequeño pues esta nueva consola no incluye un nuevo lector, claro que tampoco hay una tecnología de este tipo llamando a la puerta en estos momentos.

La consola de Sony potencia el aspecto social de los juegos con partidas asíncronas como la comentada en Drive y permitiendo capturar los últimos minutos de juego para luego poder compartirlo con amigos o usuarios de todo el planeta.

Pero lo que más nos ha gustado ha sido el nuevo mando. No podemos esconder que tiene un parecido mayor que nunca al de Xbox. Mucho más fácil de coger, se acopla a las manos, es más ergonómico. Las teclas R2 y L2 no requieren fuerza, sino precisión y la pantalla táctil dará mucho juego en algunos títulos. El tacto del DualShock 4 hace que cogerlo sea apetecible y las pequeñas hendiduras que hay en los joystick dificultan que puedan resbalar los pulgares.

Nacho Ros 08 | 10 | 2013