Este fin de semana se ha estrenado en Japón el primer capítulo de Dragon Ball Super (Chô), la esperada continuación de Dragon Ball Z, que terminó en 1996.

El primer capítulo es lo que podríamos llamar en argot otaku, relleno. Super empieza como presentación de los personajes, y por la ausencia de muchos protagonistas, esta presentación de relleno cómica podría durar unas cuantas semanas… El anime comienza con Goku ¡labrando el campo! Y es que el colegio de Goten no se paga solo. Son Gohan vive con Videl en una bonita casa que Satán les ha regalado, pero Chichi todavía tiene otro hijo al que sacar adelante…

Dragon Ball Super póster
Fuente de la imagen | Toei Animation

(Spoilers) Sin embargo, Goku, que no puede evitarlo, se escaquea a la mínima del trabajo para entrenar y cuando reúna el suficiente dinero planea volver junto a Kaito para ejercitarse en serio, no vaya a venir otro Buu y le pille en baja forma. Por fortuna, Satán, que continúa lidiando con Majin Bu, ha recibido un cuantioso premio como salvador del mundo que no puede aceptar (de espaldas a la galería)… ya sabéis quién se va a poner muy contenta con un millón de zenis… Chichi. El capítulo se completa con una travesura de Trunks y Goten, que tendrán que luchar contra una serpiente gigante para conseguir agua para el regalo de bodas de Videl. Gohan, Videl y Piccolo también hacen acto de aparición.

Pocas tortas para empezar, eso sí, el mal ya asoma por la galaxia, con Bill y Wiss destruyendo planetas a su antojo. Hace bien Goku en pensar en prepararse. A la serie tendremos que darle unas semanas para ver si Kakarot y el resto se quitan su traje de ciudadanos y se enfundan el de guerreros…

Por ahora, podemos disfrutar de unos momentos simpáticos y tranquilos, que después escasearán. Para la semana que viene los protagonistas de tanta paz serán Vegetta y su familia.

Si aún no lo habéis visto, aquí os dejamos su primer opening, Chozetsu Dynamic! de Kazuya Yoshii:

Valoración
Rocío González en 06 | 07 | 2015