Snowpiercer (Rompenieves) es la última película del coreano Bong Joon-Ho, y está llamada a convertirse en título de culto de la ciencia-ficción. El filme, que adapta la novela gráfica francesa Le Transperceneige se estrenó en Corea del Sur el pasado verano, el 1 de agosto de 2013. En España ha llegado hace unos días a las salas de cine (9 de mayo) y su desembarco en Estados Unidos tendrá lugar en junio.

Snowpiercer, Rompehielos

Snowpiercer (설국열차) habla de las miserias de la condición humana, de las desigualdades sociales, del juego de espejos de la sociedad, de la decepción del capitalismo… y lo hace con una fábula de ciencia-ficción que brilla por sí misma y por una estética e iluminación para quitarse el sombrero, sobre todo en las escenas de acción.

La historia nos lleva hasta una realidad alternativa en la que la Tierra se ha sumido en una nueva Era Glacial, aunque poco tiene que ver con el hacer de la naturaleza. En un futuro cercano, el calentamiento global se convirtió en tal problema que, para asegurar la supervivencia, los humanos tuvieron que usar medidas drásticas. Así fue como desplegaron un gas que estaba llamado a ser la panacea de todos los problemas, pero que convirtió al planeta en una mole helada en la que se hizo imposible la vida.

Snowpiercer, Rompehielos

Los pocos  humanos que han sobrevivido llevan 18 años a bordo de un tren que recorre los cinco continentes en un paseo circular incesante. La vida en este medio de transporte no es fácil, sobre todo para los habitantes de la cola, la clase social más baja y maltratada de cuantos pasajeros viajan en él. Cansados de estar hacinados y malvivir a merced de los caprichos de la cabeza del tren, emprenden una revolución con la intención de tomar el control. Su viaje por los vagones, de la cola hasta la máquina, será una aventura inesperada, llena de sorpresas para ellos y para el espectador, donde lo absurdo exagera grandes verdades.

Y es que el conjunto del tren, la suma de todos sus vagones, es una metáfora del mundo en todo su esplendor y toda su porquería. Es el mar, la tierra, la infancia, la pobreza, el uno por ciento, el egoísmo, el trabajo en equipo, la guerra, la conciencia, las adicciones… Durante nuestro viaje a lo largo de Snowpiercer junto a los protagonistas, sabemos que al final de ese tren nos espera una sorpresa, y por obvia, no deja de ser la más adecuada.

El final es agridulce pero deja en el espectador un buen sabor de boca, y un rayo de esperanza a la redención.

En el reparto encontramos a un poco Capitán América Chris Evans junto a Kang-ho Song, Go Ah-sung, Jamie Bell, John Hurt, Octavia Spencer o Ed Harris, un grupo en el que no falta calidad, y eso se nota en las interpretaciones de la cinta, lo que ayuda a mantener la credibilidad durante la locura por la que Joon-Ho nos hace pasar en su paseo hasta la máquina del tren.

Valoración
Rocío González en 12 | 05 | 2014