La saga de películas protagonizada por el agente 007 cumple 50 años y sus responsables lo celebran por todo lo alto con Skyfall. Cuando se dio a conocer el proyecto ya se dejaba entrever que este filme sería especial. Un director de renombre, un equipo técnico impresionante e interpretes de prestigio unidos en la producción Bond más ambiciosa vista hasta la fecha. Y lo cierto es que la jugada les ha salido perfecta.

Contar con Sam Mendes en la silla de director resulta todo un espaldarazo para Skyfall, que sabe combinar con acierto escenas de acción espectaculares con otras algo más intimistas, sin dejar de lado en ningún momento su principal cometido: entretener al respetable. Mendes confirma que sabe hacer algo más que dirigir a grandes actores y actrices para demostrar que también sabe planificar escenas de acción, aunque es de recibo mencionar la gran labor del director de segunda unidad Alexander Witt (responsable de la nefasta Resident Evil: Apocalypse, aunque con experiencia como segundo gracias a producciones como Casino Royale o Gladiador).

El hecho de contar con el realizador responsable de obras tan notables como American Beauty o Camino a la Perdición genera una mayor implicación de los intérpretes. Daniel Craig vuelve a demostrar ser un gran James Bond y la dama del cine, Judi Dench, goza de un papel con más peso y presencia en pantalla. Pero el gran triunfador de la función es Javier Bardem, que compone un malvado memorable en sus primeros 20 minutos en pantalla. El actor español se ha especializado en dar vida a villanos de peso y en Skyfall consigue engatusar al espectador. También aparecen Ralph Fiennes, Naomie Harris y Albert Finney, que goza de unos excelente minutos finales.

Pero, evidentemente, para conseguir que todo encaje se necesita un equipo de guionistas en plena forma. Los habituales de la franquicia, Neal Purvis, Robert Wade y John Logan, que ya han trabajado juntos en películas previas de la saga, consiguen su mejor libreto y demuestran que la trama ideada por Ian Fleming tiene aún mucho que ofrecer y es capaz de adaptarse a los nuevos tiempos, algo sobre lo que bromean durante buena parte del filme. El principal problema que presenta Skyfall, al igual que otras producciones palomiteras, es la alargada sombra de El Caballero Oscuro.

skyfall craig y bardem

La película de Christopher Nolan ha sido una fuente de inspiración para Mendes y se aprecia en variadas ocasiones. La presentación que se hace del villano, por mucho que quieran diferenciarla, está fuertemente influenciada por el Joker de Heath Ledger. Incluso su plan maestro se basa en las mismas líneas de actuación. Los más recientes blockbuster siguen la senda del nuevo Batman y, aunque esto no sea necesariamente negativo, si demuestra cierta comodidad a la hora de abordar una superproducción.

Pero, en resumen, Skyfall entra fácilmente en el podio de las mejores películas del agente 007, al igual que su villano y al igual que Daniel Craig, que se ha ganado a pulso su estatus de estrella. La excelente factura técnica de la película, con mención especial para la gloriosa fotografía de Roger Deakins (Oscar para este hombre ya, por favor), las buenas escenas de acción y la notable implicación de todo el equipo artístico bien merecen el éxito que Skyfall está cosechando. Ahora solo falta que no suceda como antaño: que la próxima película de Bond sea capaz de mantener el nivel.

Valoración
Antonio López 19 | 11 | 2012