Tras causar sensación en la mayoría de festivales en los que se ha mostrado, incluyendo Sitges, donde fue muy aplaudida, llega a las salas españolas la nueva producción del director Rian Johnson. Looper viene precedida por la buena recepción de la crítica y por una más que aceptable recaudación en la taquilla norteamericana. Descrita por algunos como la película definitiva sobre viajes en el tiempo, lo cierto es que Looper va un paso más allá y se dibuja ya como una de las mejores propuestas de ciencia ficción de los últimos años.

La historia de Looper nos lleva hasta el año 2044. Aunque en ese momento los viajes en el tiempo no han sido creados, la mafia del futuro los utiliza para mandar a sus víctimas al pasado y que allí se encarguen de su asesinato y desaparición. Los encargados de realizar tales labores son los conocidos loopers, entre los que destaca Joe, nuestro protagonista. El problema surge cuando Joe debe asesinar a su yo del futuro, algo que no saldrá como estaba previsto.

looper gordon-levitt

Dicho todo lo anterior, es muy recomendable no investigar más en profundidad el argumento del título antes de ver la película. Y es que las escasas pinceladas que se han ofrecido en la promoción del filme sobre el argumento ayudan a mejorar la impresión que el espectador tendrá al finalizar su visionado. Durante los primeros minutos del metraje, Looper demuestra que la ciencia ficción puede ser un género tan grande como cualquier otro. Johnson demuestra tener un buen dominio sobre la cámara y sobre los actores, así como sobre la narrativa, dibujando algunas de las secuencias más interesantes que se han visto en el género últimamente. Y sin cortarse un pelo.

Aquí entra en juego la sabia utilización de los espacios abiertos en contraposición de los más cerrados y superpoblados que recorren los protagonistas. Johnson también deja pinceladas de crítica social que no hacen más que cargar de matices una producción destinada a convertirse en obra de culto. La labor interpretativa de Joseph Gordon-Levitt, aunque extraña al principio debido a las prótesis de maquillaje que utiliza, está a la altura de las exigencias, bien secundado por Bruce Willis (que demuestra una vez su potencial más allá de la acción física) y Emily Blunt. Sin olvidar a secundarios de lujo como Paul Dano o Jeff Daniels.

Levitt y Willis, como ya se sabe, dan vida al mismo personaje. Ambos ofrecen notables interpretaciones, destacando la gran labor efectuada por Levitt, que se ha empapado de los gestos y muecas de Willis para realmente convertirse en una versión más joven del mismo. Ambos comparten una de las escenas clave del filme, protagonizando un careo la mar de interesante que termina en una de las pocas secuencias de acción de la producción, excelentemente planificada. Pero es justo en ese momento donde Johnson pierde el ritmo y la película cae.

looper bruce willis

Por suerte, la caída nunca llega a ser total, aunque la bajada de ritmo hace que Looper no sea la gran película de ciencia ficción sobre viajes temporales que tanto entusiasmo había generado en diferentes festivales. Este tramo, muy diferente a la primera y frenética parte del filme, profundiza en los personajes y presenta la verdadera trama de Looper. Es en los últimos 15 minutos cuando Johnson recupera el ritmo perdido y cierra una historia que a buen seguro hará las delicias de los aficionados y que demuestra el potencial de la ciencia ficción de bajo presupuesto (20 millones de dólares no son nada en la industria norteamericana) frente a los aparatosos blockbuster de mercadillo que inundan las salas.

Pese a sus fallos, Looper es una opción muy recomendable para disfrutar en la pantalla grande. Johnson sabe aprovechar los espacios y planifica muy bien todo tipo de escenas, tanto de acción como dramáticas. La implicación de todo el equipo técnico y artístico se hace evidente ante el resultado final y, aún a pesar de ciertas cuestiones que nos hacen perder algo de interés por la trama, sobre todo en el mencionado tramo central de la película, al final descubrimos una obra de sci-fi tan completa como imperfecta. Y puede que en esa extraña unión radique el éxito de Looper.

Valoración
Antonio López 22 | 10 | 2012