Ryan Murphy tenía pensada la forma en la que quería despedir el musical Glee desde sus inicios, sin embargo, la pérdida de unos de sus actores principales, Cory Monteith, ha dado al traste con su historia. ¿Quieres saber cómo debería haber terminado Glee?

Murphy, creador de Glee y también de American Horror Story, desveló durante el último PaleyFest que había ideado un final que girara en torno a Rachel y Finn. “Siempre lo supe, siempre supe cómo terminaría. Sabía cuál sería la última toma y la última línea de texto, de ella para él”, comentaba Murphy a los medios el pasado otoño.
El final de Glee

Cory Monteith murió de una intoxicación por drogas el pasado mes de julio. Había coqueteado con este mundo desde los 13 años, y aunque había ingresado voluntariamente en varias clínicas de rehabilitación a lo largo de los años, nunca pudo curar su adicción, ni siquiera cuando consiguió su sueño de ser actor o a la mujer de su vida, su prometida Leah Michelle.

En el final ideal de Glee habríamos visto cómo Rachel Berry (Leah Michelle) se convierte en un una gran estrella de Broadway, mientras que Finn Hudson por fin encuentra su lugar como profesor en Ohio, con plaza y su propio Glee Club. Para la última escena Murphy habría mandado a Rachel de vuelta a Ohio. La actriz habría irrumpido en el ensayo del coro de Finn, y este le habría preguntado qué hacía allí, y ella, para cerrar la serie y antes de un fundido a negro habría contestado: “Estoy en casa”.

De esta idea de Murphy se inspiró un trozo del homenaje a Monteith en la serie (The Quaterback).

Desechada esta primera idea, Murphy ya ha encontrado una nueva forma para cerrar el decadente musical, pero esta vez tendremos que esperar a que la serie finalice para conocerlo.

Rocío González en 24 | 12 | 2013