El parche de seguridad incluido en la actualización 3.56 del firmware de PS3 está echando a los hackers de Call of Duty: Black Ops y Call of Duty: Modern Warfare 2, marcando el posible fin del calvario de los multijugador online de ambos títulos (vía Ripten).

Cuando el parche detecta a un hacker, le envía un mensaje advirtiéndole que su consola ha sido prohibida de los servidores de Black Ops o Modern Warfare 2. Por desgracia, la efectividad de la actualización es tan exagerada que algunos usuarios se están quejando de haber sido expulsados a pesar de no tener nada que ver con el tema… ¿o quizás…?

Inocentes o no, lo que está claro es que Sony ha empezado una política de tolerancia cero hacia los hackers que abrieron una brecha en el software de protección de PlayStation 3 a principios de mes, fomentando multitud de polémicas entre compañías.

Daniel Cáceres 28 | 01 | 2011