Lo cierto es que esta noticia no pillará a nadie por sorpresa, pero nunca está de más mostrar la incongruencia existente en determinados páises “modernos” de Europa. El nuevo Call of Duty, Black Ops, estará censurado en Alemania cuando se ponga a la venta. Como viene siendo habitual en el páis gérmano, los usuarios de PC, PS3 y Xbox 360 tendrán que hacerse con copias “capadas” del juego para intentar sentir la misma experiencia que el resto de jugadores.

Se ha confirmado que incluso la versión de PC para el título que se pondrá a la venta a través de Steam presentará los mismos cambios que las ediciones físicas y que no se podrán reproducir otras versiones PAL. Lo que se llama una prohibición en toda regla. La saga Call of Duty siempre ha tenido difícil su salida en Alemania y parece que Black Ops ha sido el peor parado de todos los títulos.

La censura se ha convertido en un tema recurrente en el país europeo, que no duda en capar obras interactivas a tutiplén, mientras que libros, películas o temas musicales no reciben la misma suerte. Sin duda, una penosa noticia que vuelve a cebarse con los vidoejuegos.

Antonio López 02 | 11 | 2010