LOS PERSONAJES DEL PARAÍSO

Seguramente coincidáis con nosotros en la siguiente afirmación: una buena ambientación y una buena historia necesitan de unos personajes sólidos que hagan de la trama algo interesante y, lo más importante, que sean capaces de crear en nosotros, los espectadores, sentimientos contradictorios, amor y odio, que nos hagan reír y llorar, que nos hagan sumergirnos en la narración como si se tratará de la mejor novela posible. Y, cualquiera que haya jugado a BioShock, sabrá que el título cuenta con unos personajes a la altura de las circunstancias.

Nada más comenzar nuestra aventura conocemos a Atlas, un irlandés que intenta ayudarnos y conducirnos a un lugar seguro o, al menos, lo más seguro que podamos encontrar en una ciudad destruida y sumida en enfrentamientos internos. Desde el principio nos fiamos de él, creemos en su palabra. Haciendo uso de un recurso tan básico como la compasión, el tipo nos dice que su mujer e hijo están escondidos en un submarino y que de nosotros depende salvarles la vida. Además, para rematar la faena, nos asegura que la única forma de salir con vida de Rapture es a través de ese submarino, por lo que es nuestra vía de escape. Sin embargo, algo hay en el tono de voz de Atlas, algo no nos convence, aunque actuaremos siempre guiados por sus consejos.
tenenbaum bioshock atlas bioshock
Otro de los personajes principales en aparecer y que, desde luego, resulta imprescindible, es la Dra. Tenenbaum. Desde muy joven demostró interés por la ciencia, tal y como descubrimos a lo largo de la aventura. Pero, como todos los implicados en la trama, tiene un pasado oculto a sus espaldas: fue prisionera de un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, donde ayudaba a los alemanes en sus macabros experimentos, ganándose así la libertad y la supervivencia con el paso del tiempo. En Rapture es la responsable directa de las Little Sisters, su “madre”. Ella es la encargada de cuidar de las pequeñas, la descubridora del ADAM. Alberga un gran sentimiento de culpa debido al sufrimiento que provoca en las niñas y, quizás por ello, cuando la conocemos pide nuestra ayuda para salvar a las niñas, ofreciéndonos interesantes mejoras por ello.

El último de los personajes en conformar el trío protagonista de BioShock –sin contarnos a nosotros mismos– es el fundador de la urbe: Andrew Ryan. El magnate y filántropo decidió tirar la casa por la ventana y llevar a cabo su sueño: crear una gran urbe donde la libertad, el arte, la cultura, la inteligencia y la humanidad estuvieran por encima de la política, la religión y el ansía de poder. Por supuesto, la fantasía de Ryan era un objetivo inalcanzable y Rapture terminó cayendo presa de sus propios ideales. Una guerra interna entre él y Fontaine –del que no diremos nada, que ya suficiente estamos desvelando de la trama– dejan la metrópolis hecha polvo, con importantes deficiencias estructurales, dejando entrever que la ciudad puede desaparecer en cualquier momento. Cuando Ryan hace acto de presencia, se produce la mejor secuencia de todo el título. Una escena que nos resulta imposible borrar de nuestra memoria y que marca un punto de inflexión en el transcurso de nuestra aventura subacuática.
andrew ryan bioshock jack ryan bioshock
Por supuesto, en BioShock aparecen otros muchos personajes. Ya sea en forma de breves apariciones estelares o de “audiodiarios”, conocemos al terrible cirujano Yi Suchong, al mítico Pablo Navarro, al proveedor Bill McDonagh o a la bailarina Jasmine Jolene. Pero, si tuviéramos que destacar a algunos de estos personajes, nos quedaríamos con Sander Cohen y Julie Langford. El primero de ellos nos enviará, cual jinete de la muerte, a la caza de cuatro tipos que se han ganado su enemistad. Cohen es un artista, un hombre culto que vive por y para la música, que nos regala varias secuencias imposibles de olvidar a lo largo del juego. Por su parte, Langford es la encargada de mantener viva Rapture gracias al suministro de oxígeno que proporcionan las plantas y árboles de Arcadia, su creación más sobresaliente. El momento del mensaje escrito en el cristal continua siendo, a día de hoy, insuperable.

¿COSECHAR O RESCATAR? HE AHÍ LA CUESTIÓN

Además de los temibles Splicers –antiguos ciudadanos de Rapture mutados por los plásmidos y el ADAM–, BioShock presentó a los usuarios un nuevo enemigo cargado de personalidad y muy distintivo, que se ha convertido en el claro referente de la, ahora, saga y que se ha utilizado para promocionar el juego de manera comercial. Hablamos, claro está del Big Daddy. Estos colosales seres nos pondrán las cosas difíciles si decidimos plantarles cara. Y es que, otra de las grandes novedades, es la posibilidad de atacar o no a los enormes mastodontes.
bioshock big daddy big daddy bioshock
El Big Daddy se caracteriza por su indumentaria de buzo clásico, con una gran escafandra y un traje protector que le permite salir fuera de los límites de la ciudad para buscar la planta que esclaviza a las Little Sisters. Su sentido proteccionista crea una furia incontrolable cuando la pequeña a la que está vinculado es atacada, acabando con todo rastro de vida a su paso. Durante el transcurso de la historia conocemos dos tipos de Big Daddies aunque, al final, siempre seremos nosotros los que escojamos qué hacer con ellos. Eso o que, por cosas que escapan a nuestro control, terminemos asustando a la Little Sisters –que se siente atraída por el gigante debido a una feromona– y el ser nos ataque, lo que no suele terminar nada bien.

Como comentamos, la función del Big Daddy es proteger a la pequeña niña manipulada para conseguir el ADAM que permite a nuestro cuerpo aceptar mejor a los plásmidos. Aquí nos plantearemos un serio dilema moral, al menos al principio. ¿Merece la pena acabar con la vida de una pequeña para conseguir un poco de ADAM? O, por el contrario, ¿es más humano salvarle la vida aunque nuestra recompensa sea, en ese caso, más romántica? Pues dependerá de la forma de ver el mundo que tenga cada cual. Sin olvidar que nos encontramos ante una obra de ficción, siempre es interesante ver como actúan los diferentes usuarios ante los dilemas morales interactivos. En mi caso –aquí me permito el protagonismo con vuestro permiso– decidí salvar a todas las Little Sisters, aunque sólo fuera por el egoísmo de creerme importante en sus digitales vidas.
little sister bioshock little sisters
Irrational Games fue lo suficientemente lista como para incluir está elección ética en la jugabilidad y narrativa del título, algo que se estila mucho en determinados géneros contemporáneos y que, francamente, aporta al juego un toque de distinción, aunque siempre haya quien prefiera “hacer el cabra” y destrozar todo lo que encuentra a su paso. Las palabras de agradecimiento de las pequeñas y de la propia Tenenbaum bien merecen el sacrificio de enfrentarse a un Big Daddy. Eso si, en BioShock 2 encarnaremos al primer gigantón de Rapture que, al tratarse del protagonista, despertará en nosotros alguna simpatía y, seguramente, nos haga ver a los enormes “papás” como algo más que enemigos duros de roer. Contradicciones o, como diría alguno, cosas de la vida.

REPORTAJE BIOSHOCK-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y Rapture.

PÁGINA 2 – Personajes, Big Daddies y Little Sisters.

PÁGINA 3 – Innovación técnica y argumental.

PÁGINA 4 – El final del viaje.

Antonio López 03 | 02 | 2010