Desde Irrational Games han confirmado que la potencia gráfica del Unreal Engine 3 no era suficiente para conseguir plasmar todas las ideas iniciales que tenían listas para el desarrollo de BioShock Infinite. El título, que saldrá próximamente para PC, PS3 y Xbox 360, nos traslada hasta una ciudad flotante donde deberemos hacer frente a una guerra civil.

Tal y como ha explicado Chris Kline en los foros de Irrational Games, el equipo de desarrollo lleva trabajando durante algunos años con el motor gráfico de Epic para remodelarlo y buscar las opciones que consideren más interesantes. Para ello han adaptado esa tecnología y han utilizado los recursos que han creído necesarios. Según leemos, habrá cambios importantes en la inteligencia artificial de los personajes y en los sistemas de animación facial.

Además, el juego tendrá escenarios móviles y no será el jugador el único personaje que se moverá por el escenario, por lo que han debido adaptar la tecnología Unreal Engine para conseguir efectos más dinámicos. Además de explicar algunos cambios importantes, Kline ofrece puestos de trabajo a los interesados en el desarrollo de videojuegos. Lo que se dice una excelente persona.

Antonio López 05 | 11 | 2010