Ken Levine, padre de la respetada y admirada saga BioShock, ha comentado recientemente que no piensan incluir compatibilidad con PlayStation Move en la versión para PS3 de BioShock Infinite, el nuevo título de la franquicia que saldrá en 2012 para PC, PS3 y Xbox 360. Según ha explicado el artista, no quieren engañar a los fans y consumidores.

“No vamos a incluir Move sólo porque así sería feliz algún fabricante o porque la gente de marketing quiera ponerlo en la portada. Los jugadores, al final, se dan cuenta […] La gente sabrá que la estás engañando”, ha reconocido Levine en la entrevista publicada por la revista Play.

Respecto al 3D, Levine se muestra más receptivo, aunque no confirma que el título vaya a ser compatible. Eso si, afirma que estaría más abierto a incluirlo y que podría hacerse de forma pasiva. Esta tercera entrega de la franquicia verá la luz en 2012 y nos llevará hasta Columbia, una suerte de Rapture aérea, donde aún no sabemos qué aventuras utópicas nos esperarán.

Antonio López 21 | 03 | 2011