Revivir los últimos días de una de las ciudades de ficción más famosas del ocio digital se convierte en una orgiástica escena de acción sin final visible. Raccoon City se adentra en la actual generación de consolas ofreciendo sus puntos turísticos más destacables al servicio de la destrucción y de un género con el que cada vez se encuentra más ubicada la saga de Capcom. Resident Evil: Operation Raccoon City predice el futuro de la saga, Resident Evil 6, el próximo 20 de noviembre con nuevas dosis ación, de coberturas, de juego en equipo y de zombis más rápidos que un atleta dopado.

La operación de la ciudad de Raccoon supone la consolidación de la saga en el terreno del shooter en tercera persona. Aunque en el pasado la saga ya contempló esta perspectiva, desde la barrera, en la cuarta y quinta entrega de la saga canónica, Capcom se ha desmelenado en esta propuesta, otorgando el timón a los disparos y las reminiscencias de otros shooters en tercera persona. Entremos en esta particular aventura y vivamos los hechos que cambiaron para siempre esta ciudad, esta “casa de Umbrella” y revivamos el porqué de su desaparición sin más demora. Vamos allá.

RACCOON CITY DESDE OTRO PUNTO DE VISTA

resident evil birkin

Recurriendo a los estándares del cine y la literatura, acogidos por otros videojuegos anteriormente, Resident Evil: Operation Raccoon City se ubica temporalmente en los días del estallido de Raccoon, paralelos también al segundo y el tercer videojuego además de las dos iteracciones cooperativas dentro de la subsaga Outbreak. Tomamos el papel de los antagonistas de la serie, pues elegiremos entre un total de seis personajes para representar a las fuerzas de seguidad de Umbrella, bajo el mando de Hunk, otro personaje secundario básico en la franquicia. Vector, Spectre, Beltway, Four Eyes, Lupo y Bertha estarán a nuestra elección, descartando libremente a dos al comienzo de cada misión.

Esta aventura alternativa recoge del mismo modo la historia oficial de Capcom sobre la caída de la ciudad además de representar un interesante “what if?” (¿qué pasaría si?) respecto a la presencia de Leon S. Kennedy, pues deberemos cazarlo, prueba viviente de los cabos sueltos que nuestros jefes nos propondrán como objetivo. Esta historia de caza y acción se repartirá entre los más conocidos lugares de Raccoon, como la torre del reloj y muchos más, tomando el contro de un grupo de fuerzas especiales que vivirán a su manera todos los hechos de los primeros juegos de la saga. Esta perspectiva, alejada de las historias principales, pero siempre visibles, son gran parte de la gracia del juego, pues contruyen situaciones desconocidas por nosotros y nos explican, por ejemplo, el porqué de la incesante retaíla de Nemesis con su “S.T.A.R.S.” por bandera (al estilo de las misiones paralelas de Ada Wong en Resident Evil 4).

POR UN PUÑADO DE TIROS

resident evil raccoon city

El hecho, ya anunciado hasta la saciedad, que más llama la atención en Operation Raccoon City es su propuesta jugable, novedosa dentro de la saga y ya intuída por los jugadores que presenciaron las últimas entregas, es su arraigo por los títulos que más venden en esta generación, los shooters de todo tipo. Se diferencia de la cuarta y quinta entrega de la saga en tantos puntos que es mejor no referirse a él como una continuación jugable de los mismos. Resident Evil: ORC es un shooter puro, con una mecánica que sigue a pies juntillas cada elemento del género. Las coberturas, automáticas tras acercarnos a una pared, y los tiros (con arma principal, secundaria y granadas) se influencian de los Gears of War y Uncharted, además de mantener un estilo de misiones menos cinemáticas, puramente basados en objetivos, presentando a los personajes al principio de una misión con un escenario completamente diferente al anterior, rompiendo la unidad y fluidez de una narración coherente por una presentación episódica.

Entre los enemigos abundan los humanos, fuerzas del Gobierno y Spec-Ops en su mayoría. Estos enfrentamientos no difieren demasiado respecto a otros juegos de acción, por lo que la marca Resident Evil se ve colapsada por un sistema de juego demasiado clónico. Es cuando los zombis normales (decimos normales por que también existen otros “enfurecidos” que corren como los infectados de la película de Danny Boyle), los perros, hunters, lickers y otros enemigos de mayor rango como el Tyrant 103 “Mr. X” o el propio Nemesis campan por los escenarios cuando el jugador recibe con agrado esta apuesta de acción y cobertura. Al juego de Slant Six Games se le puede achacar cierta libertad, otorgada por Capcom, a la hora de representar algunos enemigos, que más que estar dentro del imaginario de la marca parecen sacados de otras como Half-Life.

Por lo demás, destaca su apuesta multijugador, pero es en la campaña, viviendo los disparos con otros compañeros, cuando se disfruta de verdad el juego. Un gozo visitar de nuevo Raccoon, un gozo masacrar muertos vivientes con nuevo armamento y perspectiva, un gozo contemplar personajes ya casi olvidados de la saga como Nicholai Ginovaef. Amantes de la saga de Capcom, si olvidáis vuestras rencillas con la acción y tomáis Operation Raccoon City como un divertidísmo shooter (con más personalidad que el 90% del género gracias a la utilización de iconos conocidos por todos), podréis adentraros en una aventura alternativa dentro de la saga, pero indispensable tanto para amantes de Wesker y compañía como para seguidores criados en los dictámenes de la acción adrenalítica en esta generación.

Adrián Hernán 30 | 01 | 2012