multijugador-ac-la-hermandad
Altair, Nicolás Maquiavelo o Desmond, han sido y son algunos de los asesinos que durante la historia de la humanidad han luchado por mantener el equilibrio de poder, evitando así que los templarios consigan los frutos del Edén para establecer un nuevo orden mundial. Sin embargo, la corporación Abstergo no está dispuesta a dejar pasar la victoria que durante tantos siglos han perseguido, por lo que han confeccionado un sinfín de máquinas Animus, con el único objetivo de tomar el poder que prácticamente rozan con sus malévolos dedos. Ezio Auditore se enfrenta a los Borgia junto a sus compañeros de credo, para poner fin a tan diabólicos planes en La Hermandad, secuela directa de Assassin´s Creed 2 que inaugura los modos online en la saga.

Tras probar detenidamente la beta multiplayer, descubrimos cómo Ubisoft se adapta a los tiempos que corren, donde publicar una obra exclusivamente offline es poco menos que sacrilegio. Pese a que las aventuras de Altair o Ezio duran una veintena de horas cada una (sin ir a saco, disfrutando tranquilamente), y tras limar todas las lacras de la primera a la segunda entrega, La Hermandad promete ser la aventura más completa y longeva de esta saga, que se ha convertido por méritos propios en uno de los bastiones de la compañía francesa. Dispongámonos por tanto, a destripar las bondades del multijugador con esta versión de prueba, sin más dilación.

NADA ES VERDAD, TODO ESTÁ PERMITIDO

Si bien es cierto que habrá diferentes modos de juego online, tanto competitivos como cooperativos, la beta sólo nos permite probar el que probablemente sea el modo más jugado una vez esté el título a la venta: “Se Busca”. En dicha modalidad la premisa es bastante simple: el jugador se convierte en depredador y en presa simultáneamente, ya que en un escenario limitado, recibirá el encargo de dar caza a otro jugador mientras que a otros participantes se les puede ordenar que le den caza a él. Dependiendo además de diversos factores, el jugador puede descubrir que su objetivo es también el de otros participantes, o que diferentes perseguidores pueden estar dándole caza en ese momento, lo que hace cambiar completamente la estrategia a seguir a cada instante. Las tácticas de acecho y evasión dependerán de nuestro sigilo, capacidad para mimetizarnos con el entorno, y las habilidades que tengamos equipadas, las cuales vamos adquiriendo a medida que acumulamos experiencia durante el juego.
avance multijugador assassins creed la hermandad avance multijugador la hermandad
Uno de los detalles que más nos llama la atención, es que sólo podremos elegir templarios: el noble desquiciado, un monje psicópata (apodado “el calvo” por los jugadores españoles de la beta), una fulana provista de un afilado abanico, un ingeniero renacentista demente, un verdugo sanguinario a más no poder, el merodeador que intenta imitar las vestimentas y armas de los asesinos, o un médico aficionado a poner inyecciones letales, serán algunos de los personajes seleccionables en los tres escenarios escogidos para la prueba: dos de ellos en Roma, permiten la acción más directa con persecuciones épicas, sin embargo la “Residenza Estiva Papale” de Castel Gandolfo, supondrá todo un reto en cuanto pasar desapercibido y mezclarnos con la muchedumbre. Se aprecia en dichas arenas de combate mejoría gráfica respecto a lo visto en AC II, aunque pequeña, se agradece una mayor definición en las texturas, menos popping, y mayor estabilidad en la tasa de refresco, confiamos en que dichas mejoras se implementen al cien por cien en el modo historia de la versión final.

A nivel jugable se han añadido acciones de lo más variopintas: las habilidades que se van obteniendo conforme subimos de nivel, van desde más velocidad al correr o altrabuces para cazar a distancia, hasta bombas de humo o incluso transformar a los NPC que se encuentran cerca en nuestros semejantes, con el fin de despistar a aquellos que nos acechan. Los escenarios también podrán usarse a nuestro favor: al pasar por ejemplo por una puerta, ésta se cerrará automáticamente tras nosotros, por lo que nuestro perseguidor tendrá que dar un rodeo para interceptarnos; existen también cuerdas con contrapesos, lo que nos permitirá subir rápidamente por una pared mientras hacemos perder un tiempo precioso a nuestro asesino. Por último ya no será necesario –al menos en el modo online- combinar las acciones de trepar con agarrar para dar grandes saltos verticales y sujetarnos a pulso, con lo que el gameplay gana en cuanto a homogeneidad e inmediatez de acciones.

LETALES IMPRESIONES

ac la hermandad beta assassins creed la hermandad online
Lo que en un principio parecía complicado, que es introducir el multijugador en una aventura tan cerrada en cuanto a “single player” se refiere, ha sido solventado sin problemas, es más, hay que aplaudir a Ubisoft por la inteligente integración de estos modos en el contexto de la aventura, sin ningún tipo de fisura. A falta de comprobar los modos cooperativos y el resto de competitivos, la partida “Se Busca” dispone de un componente altamente adictivo una vez se le coge el truco. Podemos ir asegurando que no es un online apto para rambos del Call Of Duty, o cualquiera que vaya haciéndose el héroe metiéndose en el centro de la acción, pues estará condenado a no cazar nunca y ser cazado con facilidad (porque, seamos francos, destaca bastante ver a un personaje haciendo el cabra entre la multitud).

Se asegura también Ubisoft muchas horas de juego gracias a la subida de niveles y adquisición de habilidades, lo que conlleva el perfeccionamiento de nuestras técnicas de acoso por un lado, y de pasar desapercibidos por otro. Puede que el motor gráfico Anvil Engine no dé mucho más de sí, pero es que el resultado ya era espectacular en las primeras entregas, y aún así hay mejoras gráficas perceptibles, que unidas a las jugables tanto como la inclusión del online, hacen que Assassin´s Creed: La Hermandad, se meta de cabeza en la lista de juegos estrella de la inminente época navideña.
ac la hermandad multijugador

José Luis Fernández 11 | 10 | 2010