Un nuevo año comienza y, con él, nos van llegando las noticias de novedades, rumores y demás informaciones sobre juegos esperados y otros que irrumpen con la esperanza de calar hondo en los usuarios que esperan impacientes sus títulos más deseados. En el caso de BioWare, 2011 va a ser un año para recordar, ya que el próximo marzo podremos disfrutar de la segunda parte de la saga Dragon Age, la cual nos sorprendió gratamente en su primera entrega por su buen hacer, tanto a nivel de historia absorbente como en jugabilidad y calidad técnica.

Y, por si fuera poco, con Dragon Age 2, Bioware ha anunciado también la posibilidad de que la tercera entrega de Mass Effect llegue a las tiendas las próximas navidades. Si todo les sale bien, esta compañía tendrá un buen inicio y mejor final de año. Pero centrémonos en el lanzamiento más inminente, Dragon Age 2. El juego va a salir para PC, Xbox 360 y PS3 simultáneamente, el próximo 11 de marzo en Europa (tres días después que en América).

Una de las características principales que puede resultar atractiva para aquellos desconocedores de la saga, se basa en que el juego no es una continuación de Dragon Age: Origins, sino una historia paralela que nos llevará por toda una década con un nuevo personaje, en busca del poder tras dejar atrás su hogar destruido, teniendo que luchar y encontrar aliados para que nuestras acciones se recuerden por siempre. Todo transcurrirá tras la peste de Ferelden. Grandes amenazas ponen en peligro al mundo y nuestro personaje será el encargado de cambiar las cosas.

UN HEROE… UN DESTINO

El argumento del juego se desarrollará en Kirkwall, una ciudad portuaria, antaño dedicada al comercio de esclavos, un comercio que enriqueció a los tratantes cada vez más, haciéndolos más codiciosos y opresivos. Pero todo cambió tras la rebelión de los esclavos. La violencia más extrema dio al traste con la antigua ciudad, y sobre ella se erigió la que hoy en día intenta olvidar el pasado.

A lo largo del juego podremos encontrar personajes conocidos para aquellos que disfrutaron de la primera entrega, ya que el mundo será el mismo. Incluso tendremos la oportunidad de revivir acontecimientos de Dragon Age: Origins desde otro punto de vista. Nuestro personaje principal podrá ser hombre o mujer, pudiendo seleccionar si este será Guerrero, Mago o Ladrón, teniendo a nuestra disposición nuevas habilidades, hechizos y especializaciones diferentes para forjar a nuestro personaje como más nos guste.

El modo de juego será similar al de su predecesor, dándonos la opción de pausar el mismo cuando deseemos asignar ordenes tácticas a nuestro grupo, aunque en esta ocasión se le dará una mayor orientación al combate en tiempo real, lo cual nos proporcionará una acción más directa en los momentos de lucha. Este aspecto creemos que dará un valor añadido ante su predecesor. Es de agradecer la apuesta por mejoras que, sin perder la esencia de una idea original, intentan ofrecer una mayor experiencia de juego.

NUEVOS TIEMPOS PARA EL ROL

Los gráficos han sido mejorados notablemente con un nuevo aspecto visual de calidad, el cual nos aportará un poco más si cabe al conjunto de la obra. Según sean las acciones que realicemos durante la trama, la historia tomará un rumbo u otro, en función de nuestras decisiones. De este modo, disfrutaremos de una historia no lineal que nos dará un control total de la misma, decidiendo nosotros en cada momento hacia donde queremos encuadrar el desarrollo de la misma.

Otro de los aspectos destacables será el hecho de que podremos importar experiencias de Dragon Age: Origins, las cuales nos harán ver las consecuencias de las decisiones tomadas en la primera parte del juego.
El argumento del título promete ser envolvente y cinemático, haciéndonos sentir cada situación, sacando nuestros sentimientos a flor de piel. Se han cogido ideas del famoso Mass Effect, también de BioWare, en algunos aspectos del juego. De este modo, las conversaciones entre protagonista y personajes serán más al puro estilo de lo que la aventura espacial nos planteaba en su día en cuanto a sistema de diálogos, ofreciendo así más peso cinematográfico y aportando un mayor realismo, si cabe.

Más acción, nueva historia, prometedores gráficos, y todo sin perder la esencia de lo que Dragon Age nos aportó en su día. Todo ello nos hace desear que llegue marzo para poder disfrutar de una prometedora aventura que creemos que no nos defraudará para nada. La calidad de los trabajos anteriores de Bioware nos llena de esperanza en este título tan ansiado por los seguidores de la saga. Seguid atentos porque pronto os desvelaremos todos los entresijos de esta espectacular producción y es que, 2011 va a ser intenso en lo que a videojuegos se refiere, y aquí estaremos para contaros todo lo que acontezca.

Luis Martinez 14 | 01 | 2011