Lara Croft vuelve. Probablemente uno de los iconos más reconocibles a nivel mundial de la década de los noventa retorna a las consolas actuales para ofrecernos su última aventura… esperemos un momento. Cuántas veces hemos podido leer cosas por el estilo en cualquier saga que se empezaba a echar de menos ¿verdad? Mismas palabras, mismas frases hechas. Como el fútbol, “once contra once y no hay rival pequeño”.

Así que vamos a empezar de cero, como Crystal Dynamics, su desarrolladora; reciclándolo todo desde el principio. Olvidemos su porte de estrella erótica, sus dos pistolas características, sus orondas gafas de sol y sus aventuras alrededor del globo pagadas con una pequeña parte de su multimillonaria fortuna. Esa Lara, nuestra Lara, ha muerto. Saludemos pues, a su nueva alma renacida, encerrada en un inexperto cuerpo de veintiún años. Una nueva Lara Croft, actual y moderna, ha nacido.

ALGO SE APAGA

Resulta difícil imaginar el “reseteo” de un personaje tan carismático y reconocible. Lara Croft lleva camino de la década y media con nosotros y ningún juego de aventuras ha tenido el impacto que supuso su primera incursión en las máquinas de 32 bits y en PC allá por 1996. Como una gran estrella de Hollywood, Lara ha tenido momentos tan esplendorosos que era casi imposible no morir de éxito.

Con sus vaivenes en la pasada generación de consolas, aderezadas por el tortuoso desarrollo de una aventura que prometía a nivel narrativo -Tomb Raider: El ángel de la Oscuridad, 2003- su fuego se fue apagando. Las más que notables últimas aventuras a cargo de Crystal Dynamics –Soul Reaver, 1999 – revitalizaron parte de la esencia perdida de la serie. Las ventas acompañaban, pero ya no era el torbellino que arrasaba con sus competidores.

TODO NUEVO BAJO EL SOL

El título de esta aventura es en sí mismo algo sintomático. Tomb Raider. Sin prefijos ni sufijos. Una vuelta a los orígenes, a la supervivencia más extrema. Para este nuevo episodio se ha reescrito toda la historia de Lara. Vuelve a tener veintiún años -en el primer Tomb Raider contaba ya con veintiocho- y nos llevan a una isla del pacífico cercana a Japón, donde el barco en el que viaja Lara sufre un misterioso accidente. Sola, sin aptitudes para el combate y la supervivencia se ve envuelta en una pegajosa tela que impide su escape.

Alrededor, mugre y muerte, esqueletos y altares misteriosos. Esta breve descripción demuestra hasta qué punto se ha intentado ofrecer una experiencia interactiva nueva. La oscuridad y lo tenebroso de los dos primeros juegos vuelven a escena. Lo negro y gris de las cavernas ganan al verde de las selvas al atardecer de los últimos títulos.

REBIRTH, DECONSTRUYENDO UN MUNDO

Para el diseño de la nueva Lara, Crystal Dynamics aseguró no traicionar ninguna de las características que la hicieron especial, pero sí incidieron en el nuevo porte, más real, sucio y humano del personaje. Su cuerpo no muestra desproporciones llamativas, es decir, sus pechos son más que realistas en una mujer en plena veintena. Parece que para el nuevo diseño se ha optado por lo práctico en una situación extrema, sin que llegue a interferir en la belleza física del personaje, que permanece inalterable pese a su reestructuración ósea. Una de las novedades principales recae sobre la aptitud de Lara hacia ciertas situaciones.

Como una revisión acertada del sistema de mejoras visto en el Ángel de la Oscuridad, Lara aprenderá ciertas acciones necesarias para poder avanzar en la historia, por lo tanto, empezará, literalmente, de cero. Otro aspecto a destacar es la representación física de sus heridas, llevará vendajes y se podrán vislumbrar contusiones y sangre de sus múltiples caídas. No será una mera excusa estética, pues sus lesiones repercutirán en la desenvoltura de nuestro avatar, inhabilitando algunas de sus acciones normales. A semejanza de The Last Revelation, Lara recorrerá una sola localización -a la espera de alguna sorpresa más-.

La isla que hemos mencionado servirá como conductor físico en la historia del juego. Aunque no llegue a convertirse en un mundo abierto por completo, se eliminarán los tiempos de carga. De esta forma, la única limitación que encontrará Lara para recorrer por completo la isla será su propia capacidad física y su experiencia en el entorno.

CONCLUSIONES

El cacareado nuevo nacimiento de Lara no serviría de nada sin un descomunal trabajo detrás. Crystal Dymanics se han liberado de la atadura del pasado glorioso de Tomb Raider y pueden moldear a su gusto, por primera vez desde que tomaron el relevo de Core, los designios de un icono de los videojuegos. La misión no es fácil, contentar a crítica y público añadiendo buenas ventas tampoco, pero por lo visto en las primeras imágenes de juego real y oído en las inequívocas declaraciones de Eidos, nos encontramos, sin duda, con uno de los títulos más esperados del 2011. Esperemos, entonces, al final del verano, posible fecha de lanzamiento, para disfrutar de una mujer única en su afán por volver al lugar del que nunca debió salir. El trono de los juegos de aventuras.

Adrián Hernán 07 | 01 | 2011