Toda leyenda tiene un inicio e incluso un final. En The Legend of Zelda se nos viene ofreciendo una experiencia atemporal en una historia que cabalga entre distintas épocas para enamorar al jugador en aventuras, tanto por los campos de Hyrule como ahora también por el cielo. Y es que en The Legend of Zelda: Skyward Sword, viviremos una aventura entre el cielo y la tierra como nunca antes se ha visto en la emblemática franquicia de Nintendo.

Dice la leyenda que los Dioses habilitaron un trocito del cielo a los habitantes de la Tierra, para hacerles escapar de los males presentes en las Tierras Inferiores. La bella y espectacular introducción nos sumerge en un Link que vuelve a comenzar una aventura despertándose de un sueño, pero que lejos de estar en los bellos campos de Hyrule, yace en Altérea, una ciudad en el cielo. Aquí comienza realmente nuestra aventura, con un amplio tutorial que se entremezcla con el desarrollo de la historia, para hacer mucho más natural la transición.

UN HÉROE VITAMINADO

En los primeros minutos observamos que Link es mucho más ágil y funcional que en anteriores entregas. Ahora podrá correr más, saltar, escalar, agarrarse a salientes, planear, hacer auténticas virguerías con la espada y hasta moverse con la vista en primera persona. Todo un lujo. Todos estos movimientos vienen gracias al uso del Wiimotion Plus (necesario para el juego) que nos permite realizar movimientos precisos tanto de ataque como de plataformas, sea girando levemente la muñeca o en conjunto con el ‘nunchuk’. Es espectacular ver a Link cortar la madera en distintos ángulos según como tengamos empuñado el mando.

Pero la cosa va más lejos, y es que si realizamos movimientos en consonancia con el ‘nunchuk’, vamos a poder efectuar estocadas o finalizaciones que nos dejarán con la boca abierta. ¿Quién alguna vez ha soñado en recoger la espada maestra tal como lo hace el personaje? Ahora es posible e incluso obligatorio. Un regalo.

Otra novedad viene gracias a la inclusión de un pequeño círculo fraccionado que refleja nuestra ‘stamina’, es decir, la resistencia del personaje. Al realizar movimientos de ataque, saltos y carreras, esta barra circular auto-recargable se irá vaciando, aunque por suerte podremos recoger unas frutas que la rellenarán de golpe nada más tocarlas. Según nos ha prometido Nintendo, nos encontraremos con multitud de puzles que harán uso de la resistencia del personaje.

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

En la segunda hora de juego tendremos el primer contacto con nuestro “pelícaro”, un animal prestado por los Dioses a cada uno de los habitantes de Altárea para evitar que cualquier persona caiga a las Tierras Inferiores. Manejar al pelícaro es muy sencillo, girando simplemente el mando bajo su propio eje y pulsando el botón A para ejercer un impulso en su velocidad. Volar por los cielos, por Celestia, nos descubre todo un nuevo mundo a explorar, ya que hay decenas de islas flotantes que visitar, algo que nos recuerda mucho a las islas en el mar de Wind Waker de Gamecube, con el que guarda ciertas similitudes.

Homenajeando a la hada Navy, en esta ocasión tendremos a Fay, un espíritu de la espada que nos irá dando pistas sobre lo que hacer y que podrá analizar zonas, objetos y enemigos en tiempo real para facilitarnos algo más la vida. Asimismo nos habilitará la función de rastreo, donde nuestra espada emitirá un pitido cuando estemos cerca del objeto o persona que estemos buscando.

MUCHO POR VIVIR Y DESCUBRIR

No vamos a descubrir ningún detalle argumental sobre la aventura, pero prometemos que en esta ocasión se ha prestado una mayor atención al guión, con una enorme importancia de los héroes y su personalidad proyectada sobre los demás. La relación de Link con la princesa es mucho más cercana y madura que nunca, con momentos repletos de dobles lecturas y pensamientos amorosos de los que se sentirá sorprendido el jugador.

Llegará un momento en el juego donde bajaremos por obligación a las Tierras Inferiores, y aunque Nintendo no nos ha enseñado nada de este nuevo mundo, adelantar que a lo largo de la historia podremos intercambiar de un mundo a otro sin ningún problema, con Celestia en el cielo, Altárea como un mundo intermedio y las Tierras Inferiores clásicas. También se nos prometen nuevos momentos surcando los océanos, en un guiñó al título de Gamecube.

Antes de cerrar el artículo comentar el excelente trabajo artístico que Nintendo ha realizado sobre los personajes y escenarios. Aprovechando todo el potencial de Wii se han mejorado las animaciones de los personajes, sobre todo las faciales, que dan un toque encantador a la aventura. Además, la distancia de dibujado se ha potenciado gracias a una técnica pictórica donde el fondo actúa a modo de lienzo, y que al acercarnos nos da un detalle mucho más nítido del mundo. Un truco para ofrecer un distancia de dibujado mayor y que queda espectacular mientras controlamos al personaje. The Legend of Zelda: Skyward Sword estará disponible el 18 de noviembre en Wii.

David Hernández 10 | 10 | 2011