Nintendo ha dado un gran paso en esta generación de consolas con una serie de nuevas IPs y títulos exclusivos del calibre de Pandora’s Tower o Xenoblade, aunque los occidentales hayan tenido que sufrir una dura espera para disfrutar de alguno de estos nuevos títulos. Especial es el caso de The Last Story, el juego más deseado por los occidentales y que en Japón lo llevan ya disfrutándolo un tiempo.

Nintendo ha prometido que el juego acabará saliendo en occidente, pero la dura y extensa localización del título a los múltiples idiomas está retrasando una llegada que prácticamente va a solaparse con el lanzamiento de Wii U. Para la consecución de The Last Story, Nintendo ha tenido que aliarse con Mistwalker y AQ Interactive para crear una experiencia de juego tan profunda como inabarcable en ciertos aspectos.

El hecho de tener al gran Hironobu Sakaguchi, creador de Final Fantasy, comandando el proyecto, ha sido una auténtica garantía para dar fuerza a una nueva IP que no ha logrado un éxito mayúsculo en Japón, pero que posiblemente explote sus ventas en occidente, con unos usuarios de Wii deseosos de cerrar el ciclo de su consola a lo grande.

The Last Story en Wii

UN SISTEMA DE COMBATE ÚNICO

The Last Story es un JRPG clásico con un sistema de combate moderno que nos sitúa en un reino donde la diferencia social entre caballeros y mercenarios es tan pronunciada que se proyectan sobre duros conflictos sociales. A nosotros nos ha tocado caer en el estrato social de los mercenarios en la piel de Elza, que ha sufrido la pérdida de sus familiares y que se apoya en sus otros compañeros como Quark o Kanan (la heroína del juego) para construir una vida entre la pobreza y la esperanza.

La trama se sitúa en la Isla de Ruli, antaño repleta de riquezas, y ahora con grandes dificultades para subsistir. Se dice que algo o alguien es el causante de todos los males y ello está atrayendo la llegada de innumerables criaturas que están poniendo en peligro a la población.

El sistema de combate combina el clasicismo con lo moderno, de hecho se apuesta por un estilo dinámico y frenético pero con la posibilidad de pausar la acción para ejercer distintas estrategias de combate. En la mayoría de los momentos esteremos acompañados por la CPU que cuenta con una IA muy elaborada, aprendiendo de nuestras acciones para adaptarse a las exigencias del jugador. En todo caso se nos permite emitir órdenes al resto de los compañeros, no solo a la hora de luchar, sino también para distintas tareas como abrir un portón o resolver un puzle en plena acción y que, en definitiva, no podamos hacer solos.

Lanzamiento de The Last Story

Pero como dijimos, no estamos ante un título únicamente de corte clásico, sino que en el juego se ofrecen otras acciones de juegos modernos como las coberturas, el cambio a vista en primera persona para el apuntado o investigación, e incluso la eliminación de los enemigos usando el sigilo.

Los desarrolladores también han incluido un esperable modo cooperativo que nos va a permitir crear grupos para solventar misiones particulares, o incluso entrar en una Arena de combate para luchar todos contra todos. Es en la capital de Ruli donde se ha incluido la localización de la Arena de combate, una parte del juego que puede disfrutarse de forma ajena al argumento en ciertos momentos y que va a servir no sólo para divertirse con los amigos, sino también para subir de nivel para lo que podamos encontrarnos después.

Los personajes principales del juego podrán personalizarse en lo que respecta a sus vestimentas, trasladándose después a las escenas introductorias que vemos con el propio motor del juego. En The Last Story se ha intentado que cada personaje tenga una enorme diferenciación jugable basándose sobre todo en los parámetros de ataque, defensa, ataque mágico, defensa mágica y velocidad.

AMBICIÓN TÉCNICA

The Last Story para Wii

The Last Story es un título muy ambicioso para Wii, un punto de inflexión que ha podido entender Nintendo como un cambio generacional de su consola necesario. Aunque el juego ofrece escenarios amplios, vistosos, profundos, repletos de detalles y un mundo realmente interesante a descubrir, tiene una serie de limitaciones visuales destacadas como las texturas o las ralentizaciones cuando varios monstruos de envergadura aparecen, o el mapa se llena de personajes. Sin embargo, son tan numerosos los restos de detalles que estas pequeñas situaciones gráficas no empañan un enorme esfuerzo por demostrar que Wii puede hacer grandes cosas en géneros más exigentes como los RPG.

La banda sonora corre a cargo del genial Nobuo Uematsu, y sus piezas siguen ese toque magistral que nos tiene acostumbrado en su extensa carrera musical y que componen un conjunto de melancolía e innovación que solo los jugadores de los clásicos RPG van a enlazar con anteriores obras.

The Last Story acabará llegando a occidente a lo largo de 2012, aunque Nintendo se resiste a darnos una fecha oficial de salida dado el enorme trabajo de localización que actualmente se está haciendo. La guinda final al ciclo de vida de Wii podría llegar en un juego que podría marcar la política estratégica de la compañía para su próxima consola de sobremesa.

David Hernández 30 | 11 | 2011