avance-the-fight-lights-out
Cada vez que una nueva tecnología (o, como en este caso, un nuevo tipo de accesorio) sale a la luz llega el complicado momento de acompañarlo de una serie de títulos que, además de demostrar lo divertido que ésta puede ser, justifiquen tanto su compra como la de los juegos que la acompañan en su lanzamiento. Ésta es la labor que recae sobre The Fight: Lights Out, uno de los títulos de lanzamiento de PlayStation Move que pudimos probar durante nuestra presencia en el E3.

A PUÑETAZO LIMPIO

Resulta curioso el paralelismo entre el lanzamiento de Wii junto a Wii Sports (y su “minijuego” de boxeo) y el de PlayStation Move junto a The Fight: Lights Out. Efectivamente, en ambos casos estamos hablando de una tecnología destinada a la detección de movimientos a través de controladores de juego especialmente diseñados para ello para, posteriormente, trasladar dichos movimientos a la acción que podemos ver dentro del propio juego.

Tampoco podemos olvidar la similitud entre dichos títulos, en ambos casos dentro del género de la lucha, destinados a mostrar al gran público lo divertida y realista que resulta este nuevo tipo de control mientras damos puñetazos al aire para golpear a nuestros enemigos, siempre con los mismos movimientos que haríamos en la vida real. Sí, un juego de lucha es quizá la forma más espectacular y, a la vez, sencilla, de mostrar de lo qué es capaz este tipo de detección de movimientos tanto en el caso de Wii como en el de PlayStation Move.
avance the fight the fight avance
Pero aquí acaban las semejanzas. En Wii la aproximación al público a través del boxeo era más sencilla, poco profunda y menos impactante. En otras palabras, más “casual”. En The Fight: Lights Out la idea será meternos más en profundidad en el mundo de la lucha, de un modo más cruento y con más variedad tanto en el planteamiento como en los movimientos que podremos realizar y que el nuevo dispositivo de Sony será capaz de reconocer. O, dicho de otra forma, será más “hardcore”.

REALISMO CARCELARIO

La demo de The Fight: Lights Out que pudimos probar en el E3 nos situaba en un una oscura cárcel, un ambiente más que propicio para todo tipo de peleas “sucias”, en las que golpear primero y preguntar después es la norma base para la supervivencia. Después de calibrar ambos mandos antes de jugar (algo obligatorio antes de cada partida, al menos en esta versión) pudimos “colarnos” en esta cárcel preparados para repartir unas cuantas tortas o, en el peor de los casos, recibirlas.

Es aquí cuando empezamos a impresionarnos. El apartado técnico, a diferencia de cuando descubrimos por primera vez este tipo de tecnología con Wii, brilla por su excelencia. Tanto los personajes como el propio escenario de la cárcel lucen de manera totalmente realista y, a la hora de dar los golpes, veremos como éstos también tienen las mismas consecuencias que en el mundo real tanto en nuestros adversarios como en nuestro personaje.
the fight ps3 the fight move
Pero el realismo no se quedará únicamente en el apartado gráfico. El propio título nos exige que pensemos y actuemos de forma similar a lo que haríamos en una pelea real. Esto quiere decir que, una vez metidos en situación, nos tocó dar puñetazos y ganchos en el aire con casi la misma fuerza que usaríamos si tuviésemos un rival delante nuestro, algo que no suena nada mal teniendo en cuenta que nuestros movimientos se reflejaron exactamente igual dentro del propio juego.

DANDO “CERA” CON DOS MANDOS

Este efecto se conseguía gracias al uso de dos de los mandos principales de Move (los que tienen una esfera en la parte superior) que, al sujetar uno con cada mano, eran los encargados de trasladar con exactitud cada movimiento que hacíamos con nuestros puños o nuestros intentos por cubrirnos. Por desgracia, no todo era perfecto. Cada uno de los movimientos que hacíamos se reflejaba en pantalla con un breve retraso que, aunque no afectaba de manera realmente negativa a la jugabilidad, sí empañaba en parte a la experiencia de juego.

También vimos que, en el empeño de trasladar con fidelidad a la pantalla todos los movimientos que realizábamos, el juego hacía “extraños” de cuando en cuando en el apartado gráfico, con polígonos que se superponían restando parte del realismo y recordándonos que estábamos frente a un videojuego. Aún así, queda mucho por hacer, y realmente no teníamos a nuestra disposición más que una pequeña parte de lo que será el juego final.

La impresión sobre la aplicación de Move en este estilo de juego fue más que positiva, ya que nos exige “movernos” de una manera muy similar a la real, sin posibilidad de “hacer trampa” y mover sólo el mando. Confiamos en que, dado el tiempo restante a su lanzamiento (planificado para Septiembre), todos los fallos que pudimos ver durante nuestra sesión de prueba puedan ser solucionados antes de llegar a nuestra PlayStation 3 para así convertirse en una buena demostración de lo que Move nos puede llegar a ofrecer en un futuro.
the fight ps3 move

Ernesto J. Perez-Durias 12 | 07 | 2010