En el reciente viaje que realizamos a Londres, gracias a THQ, pudimos asistir en primicia a la presentación europea de Saints Row: The Third, la tercera entrega de este divertido videojuego de acción-aventura en tercera persona que seguro no dejará indiferente a nadie. Un título que promete ser mucho más alocado que sus predecesores. La distinguida sala de reuniones del Hotel The Soho de Londres fue la elegida para albergar el evento.

Nos dispusimos a empaparnos de las novedades que incluye la próxima entrega de Saints Row ajenos a las posibilidades que el título ofrecerá. De la mano de James Torbit, Productor Asociado de Volition, nos informamos durante más de media hora de los detalles de TheThird, a la vez que observábamos en una gran pantalla una demostración ingame del videojuego. Tras la presentación y una breve rueda de preguntas, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Torbit en el exótico The Crimson Bar del hotel, pudiendo así compartir nuestras dudas e inquietudes con parte del equipo de Volition inc.

DONDE PRIMA LA EXPERIENCIA JUGABLE

El estilo libre de Saints Row recuerda a uno de los reyes del sandbox, un título que no obstante promete divertir al jugador con un concepto de acción más alocado y fresco de lo que estamos habituados en este género. Un juego en el que todo es posible, en donde las explosiones y el gamberrismo están a la orden del día. Las peleas cuerpo a cuerpo, las situaciones inverosímiles y el humor más desenfadado juegan a favor de la diversión y el entretenimiento del jugador.

Paralelamente a este mundo de libertad absoluta, se encuentra un modo historia en el que encarnaremos a uno de los criminales más respetados de Stilwater. Un personaje que ha labrado cuidadosamente su futuro en las anteriores entregas de Saints Row para conseguir que su banda, los 3rd Street Saints, pasaran de ser una pandilla de tres al cuarto a convertirse en uno de los grupos de mafiosos más importantes y temidos de la ciudad.

EL TIRO POR LA CULATA

En Saints Row: The Third todo parece ir estupendamente para los chicos de 3rd Street Saints, hasta que deciden dar el golpe al banco equivocado. Pese a que la policía suele hacer la vista gorda a cambio de jugosos sobornos, en esta ocasión persigue y encarcela a los Saints por intentar atracar uno de los bancos del grupo Syndicate, la organización criminal liderada por el belga Phillipe Loren y las gemelas asesinas: Viola y Kiki.

Antes de presentarnos el modo historia de The Third, James Torbit nos mostró las posibilidades del frenético estilo libre. Un modo en el que podremos acceder desde el principio a cualquier punto de la amplia ciudad de Stilwater. En el que dispondremos de multitud e inverosímiles armas que nos permitirán crear las escenas más surrealistas, en ocasiones cruzando el umbral de lo obsceno. Podremos atacar y reventar (literalmente) a cualquier personaje que se cruce en nuestro camino, matándolos del modo más diverso que podamos imaginar.

Dispondremos de armas tan dispares como un bate gigante con forma fálica o un puño americano descomunal. Pero eso no es todo, porque tanto el diseño de la ciudad (con figuras desnudas como farolas) como los pintorescos habitantes de la misma o los distintos vehículos estarán acordes con el estilo de título. Podremos pilotar un reactor y bombardear la ciudad a nuestro antojo, controlar un vehículo con forma de cabeza gigante o robar un coche de feria con un cañón lanzapersonas que nos permitirá destruir todo lo inimaginable.Todo esto enmarcado en un nuevo “engine” nunca antes visto en la saga, que permitirá muchos más elementos en pantalla, así como impresionantes efectos visuales que enfatizarán mucho más si cabe los frenéticos combates. “En ocasiones -asegura James Torbit- tras diseñar un arma nos dábamos cuenta que era demasiado absurdo matar gente con semejante artilugio, así que decidimos descartarlas”.

Tras la demostración pasamos al modo historia. Pese a no poder admirar la calidad de las renders de Saints Row: The Third, nos pusimos en situación gracias a un montaje realizado con storyboards que nos narraron la primera de las misiones que se desarrollaba en un ambiente aparentemente tranquilo, pero que poco a poco iba creciendo en complejidad y surrealismo. Imaginaros a nuestro protagonista, sobre una plataforma de hormigón arrancada del propio suelo del banco, sujetada con tan solo cuatro cadenas por un helicóptero que lucha por mantenerse estable mientras decenas de policías y varios helicópteros nos disparan desde las proximidades. Toda una odisea el intentar mantenerse en pie y evitar que los enemigos acaben con tu vida. Al preguntar a James Torbit sobre alguna posible influencia, ya sea en cine, cómic o novela dijo: “Un título que refleja muy bien la acción del juego es Shoot ’em up”.

UN TÍTULO MUY PROMETEDOR

Saints Row: The Third posee un completo editor de personajes que te permitirá customizarlos hasta límites inimaginables, podremos modificar el vestuario a nuestro antojo, realizarnos tatuajes, robar cualquier vehículo, tunear los coches que encontramos a nuestro paso o comprar los pubs y locales que encontremos. Imaginaros a un personaje de piel plateada, vestido con un traje de astronauta fucsia mientras destruye la ciudad desde un reactor que acaba de robar, una escena, cuanto menos surrealista que hará aumentar tu respeto gracias a los bonos por destrucción que podrás conseguir tanto en las misiones como en el estilo libre.

El título cuenta con un modo cooperativo que nos permitirá avanzar en el modo historia y disfrutar en compañía de la aventura principal, no obstante, si preferís “hacer el ridículo” en soledad, os alegrará saber que no influye el hecho de jugar la aventura solos o acompañados. Diversión a raudales, libertad total para movernos y/o destruir el escenario, innumerables armas, vehículos de lo más variopintos y un modo historia no demasiado serio son el principal aliciente que nos ofrece Saints Row: The Third. ¿Os lo vais a perder?

Silvia Galiana 02 | 06 | 2011