Es, posiblemente, el título más polémico de cuantos han salido o van a salir en relación a la saga Resident Evil. Y es que su enfoque hacia la acción pura y a los modos multijugador, en especial al cooperativo, han conseguido que Operation Raccoon City suscite un buen montón de comentarios diferentes, desde halagadoras demostraciones de amor por parte de los usuarios que sólo han jugado a Resident Evil 4 o Resident Evil 5 hasta sentencias incendiarias provenientes de los sectores más tradicionales, de aquellos que disfrutamos con la primera entrega de Resident Evil o con la genial segunda parte.

Capcom, que lleva muchos años en esto de los videojuegos, está siguiendo una estrategia que, aunque no guste a todos los consumidores, funcionará irremediablemente. Por una parte, ha apostado por ofrecer juegos que tienen la acción en tercera persona como principal ingrediente, siendo el caso de The Mercenaries 3D o del juego que nos ocupa. Por otra parte, sabe que sus fans más tradicionales siguen esperando el retorno al “survival horror” puro, por lo que trabaja en juegos como Resident Evil: Revelations para 3DS o el supuesto Resident Evil 6. Una cosa está clara, tenemos zombis e infectados para todos los gustos.

REGRESO AL PASADO

Operation Raccoon City nos devuelve a 1998, año en el que sucedieron los acontecimientos narrados en Resident Evil 2. En esta ocasión nos meteremos en la piel de un escuadrón de soldados de élite de Umbrella, que debe eliminar cualquier pista que incrimine a la mega corporación con el incidente causado por el Virus G. De este modo, tendremos que entrar en la asolada ciudad y enfrentarnos a montones de zombis, armas biológicas, soldados y viejos conocidos. Y es que, sin querer entrar en detalles, la presencia de Leon S. Kennedy y de Claire Redfield está más que confirmada.

Aunque la propuesta de Capcom tiene en la acción directa su principal ingrediente, los responsables del título han sabido introducir los elementos distintivos de la serie en lo que a ambientación se refiere. Así, nos encontramos con una Raccoon City perfectamente reconstruida para la ocasión, donde la noche parece eterna y los muertos vivientes andan a sus anchas. Por supuesto, los zombis no serán el único problema al que deberemos hacer frente y tendremos que vernos las caras con viejos conocidos, como los terribles Hunters o los repulsivos Lickers, que siguen causando el pánico aunque hayan pasado más de 10 años desde su primera aparición.

Slant Six es el estudio que se encarga de desarrollar el título y se nota su mano en varios aspectos importantes de la jugabilidad, que pudimos comprobar de primera mano en el pasado E3 2011. Responsables de obras como SOCOM Confrontation, han sabido ofrecer la frescura y el dinamismo que un título de acción en tercera persona requiere. Por eso, podremos movernos con mayor libertad y apuntar mientras nos desplazamos, con un leve acercamiento del punto de vista cuando apuntemos, para facilitar las cosas. No obstante, aunque haya cambios jugables como los destacados, se ha realizado todo pensando en el agobio constante del jugador, por lo que siempre estaremos rodeados de enemigos. Las coberturas, aunque así lo parecía en un principio, no serán tan importantes, aunque estarán bien distribuidas por el escenario, haciendo más segura nuestra misión de supervivencia.

LA COOPERACIÓN ES IMPORTANTE

Si ya en Resident Evil 5 podíamos disfrutar de la aventura con un compañero o compañera en el papel de Sheva Alomar, en Operation Raccoon City seremos conscientes de la importancia que supone trabajar en equipo. Y es que el principal objetivo de este título es ofrecer una experiencia multijugador cooperativa similar a la vista en obras clave como Left 4 Dead, con el trasfondo que un argumento de Resident Evil puede aportar. Por supuesto, podremos jugar en solitario, siendo en ese caso la IA quien se encargue de manejar a nuestros compañeros, con bastante eficacia, dicho sea de paso.

Pero la mejor experiencia la conseguiremos en línea, cooperando con jugadores de cualquier parte del mundo. Nuestro pelotón, como podréis imaginar, constará de varias clases. Habrá cuatro principales, con especialistas en explosivos, medicina, disparo lejano (francotirador) y camuflaje. Para conseguir superar las diferentes misiones que deberemos afrontar lo ideal será unir fuerzas para conseguir llevar a cabo diferentes estrategias de combate. Si, por ejemplo, nos cruzamos con un pelotón de soldados armados, deberemos utilizar las posibilidades de nuestro soldado especializado en camuflaje óptico para acabar con ellos. Sin olvidarnos de los zombis, que no nos darán ni un segundo de descanso.

El título tendrá varios modos, como uno en el que deberemos sobrevivir durante varios minutos al ataque de diferentes monstruos, destacando la presencia de muertos vivientes y de armas biológicos del tipo Hunter y Licker, de los que ya hemos hablado anteriormente. Hasta cuatro jugadores formarán parte de esta experiencia que busca ofrecer Capcom y que está destinada a todos esos jugadores que disfrutan especialmente con el Modo Mercenarios o con la vertiente más espectacular de la saga Resident Evil, olvidando por el momento sus ingredientes de terror. Y que, por mucho que los fans no quieran aceptarlo, la saga ha cambiado, para bien o para mal, y la alternancia de terror y acción se antoja imprescindible para el desarrollo de la franquicia.

Resident Evil: Operation Raccoon City se pondrá a la venta el año próximo para PC, PS3 y Xbox 360. Aún no cuenta con fecha de lanzamiento definitiva y suponemos que Slant Six y Capcom tienen mucho trabajo por delante para ofrecer una obra completa. A nivel visual, la propuesta cumple con creces y consigue ponernos la piel de gallina en varias ocasiones por la crudeza de sus imágenes. Puede que Operation Raccoon City no sea un Resident Evil genuino, pero está claro que la diversión vendrá garantizada y que el título cumplirá con los estándares de calidad de los más importantes lanzamientos. Y es que, por mucho que nos quejemos, masacrar zombis en Raccoon City es igual de gozoso que recorrer comisarías y alcantarillas huyendo de seres putrefactos.

Antonio López 29 | 07 | 2011