DESTRUIR Y REPARAR (CONTINUACIÓN)

A parte de la regeneración, la Nano Forge goza de tres habilidades de uso temporal: “Impacto” ataca a los enemigos cercanos, “Escudo” produce una suerte de campo defensivo que rebota disparos y bloquea embistes físicos, y “Onda de choque” paraliza a los rivales, dejándolos momentáneamente en una burbuja de detención para que el usuario los elimine a placer. Asimismo, ejercer de basurero tras los derrumbamientos tiene sus beneficios, ya que Mason intercambiará detrito por potencias permanentes -mayor puntería, incremento de la efectividad de los explosivos…

Con semejante arsenal, la transición de enemigos humanos a alienígenas cobra más sentido. En contraste con el resto de secuencias, los pocos niveles en los que el protagonista se enfrenta a coetáneos adolecen de una facilidad aburrida, pues las habilidades de Mason son muy desequilibrantes. Era necesario un rival ágil que supiese esquivar el mobiliario y con una anatomía resistente, así que los marcianos son una introducción manida pero coherente.

Cada tipo de enemigo incita al usuario a amueblar el escenario de una forma diferente: las constantes hordas de crías requieren reflejos y aguante; los saltimbanquis marcianos obligan a tener en cuenta estructuras verticales como estalactitas gigantes o plataformas colgantes; los mastodontes sólo caerán cuando se les eche todo el catálogo de Ikea encima… Todos los enemigos se adaptan a las condiciones de la batalla y reconocen los cambios que se produzcan, esquivando escombros o utilizándolos como atajos hacia su presa.

ESTE PLANETA ES UNA RUINA

Lejos de ser un tour por las diferentes tonalidades del color gris, la exploración por los túneles de Marte esconde sorpresas calidoscópicas, como ríos de rojizo magma, iridiscentes cuevas cristalinas… La recuperada linealidad anula misiones secundarias y otra suerte de distracciones, pero permite a Volition tener el control del ritmo y edificar una trepidante meta-montaña rusa que promete no repetir raíles en ninguna de las localizaciones: erradicación de edificios infectados, defensas de convoy, secuencias pilotando robots y armatostes aún más enormes, breves respiros en la superficie marciana antes de volver a zambullirse en el Armagedón subterráneo…

La serie Gears of War ha adaptado la expresión “blanco y en botella, leche” hasta convertirlo en “cuatro jugadores y asaltos, modo horda”. Aunque “Infestación” le debe mucho al clásico multijugador de Epic Games -ataques incesantes, subidas de nivel, compra de mejoras…-, la tecnología GeoMod y la progresiva sinergia entre los participantes -cada uno de ellos sólo puede portar una habilidad de la Nano Forge- suaviza las inevitables comparaciones, pero queda por saber si el personal tendrá la paciencia suficiente para averiguar los ingredientes únicos de este derivado. Al menos será visita obligatoria para los fans del universo Red Faction, ya que cada batalla desigual narra eventos paralelos o complementarios a la campaña.

Pero la verdadera estrella multijugador es el “Modo Ruina”, que se presenta cual interludio para desahogarse entre infestación e infestación y acaba revelándose como un trepidante “time attack” con ranking online. Destruir una torre de control genera puntos, pero lograr que ésta caiga sobre un explosivo, que la detonación rompa las bases de una gigantesca presa y que el peculiar alud desencadenante se lleve consigo todo lo que pille a su paso aumentará los multiplicadores y subirá el tiempo disponible para obtener la máxima puntuación posible. En su simpleza se esconde un complejo gestor de derrumbamientos que enganchará a más de un usuario desprevenido.

Pese al radical cambio de amenazas que experimentarán los veteranos de la serie con Armageddon, Volition se ha mostrado segura en la detección de aquellos enemigos que atentaron contra Guerrilla: un mundo abierto pero vacío y una historia un tanto insípida. Con una campaña lineal repleta de emociones y un universo que se expande gracias al afán multimedia de THQ, Red Faction está más cerca que nunca de evolucionar de franquicia modesta a popular. Puede que la nueva aventura se produzca bajo tierra, mas es evidente que Mason y compañía apuntan bien alto.

RED FACTION: ARMAGEDDON-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

Daniel Cáceres 25 | 04 | 2011