Contar con John Carmack como cabeza de cartel para uno de tus juegos más ambiciosos debe ser excitante y, a la vez, ser capaz de proporcionar un bálsamo de tranquilidad que te permita desarrollar la que está llamada a ser tu gran obra maestra con calma, utilizando el tiempo que sea necesario. Así, al manos, lo han debido pensar los chicos y chicas de id Software, que tienen en Rage el título más ambicioso de cuantos hayan realizado hasta el momento.

Los máximos responsables de los primeros títulos de acción en primera persona, los míticos Doom, Quake y Wolfenstein, recurren en esta ocasión a un pastiche de géneros tan dispares como la conducción y el FPS para crear una suerte de “sandbox” hipervitaminado que busca sorprender a todo tipo de usuarios, principalmente “hardcore”, con sus impresionantes gráficos y escenarios abiertos. El 15 de septiembre parece ser su fecha de lanzamiento y todo apunta a que deberemos considerar ese día como un punto de inflexión para los juegos en primera persona.

APOCALIPSIS VISUAL

Lo primero que llamó la atención de los jugadores y de la prensa fue el tremendo apartado gráfico del que hará gala Rage. La obra utilizará el motor id Tech 5 para trasladarnos de forma realista hasta un escenario devastado por un asteroide, que casi acaba con la raza humana. Al más puro estilo Fallout, los escasos supervivientes se resguardarán en unos refugios especialmente construidos para tal fin, aunque las cosas no saldrán como estaban previstas y los pocos humanos vivos terminarán mutando, recurriendo al canibalismo y a otras maravillas gastronómicas.

Aunque así, en primera instancia, puede parece que las similitudes con Fallout son terriblemente enormes, no hace falta más que ver un par de vídeos y de imágenes de Rage para descubrir que existe todo un abismo entre ambas propuestas. El escenario será el protagonista indiscutible de la función, con un mapeado tan extenso que explorarlo en su plenitud nos llevará varias partidas. Desde id Software han comentado que la primera vez que terminemos el juego no habremos desbloqueado más que un pequeño porcentaje del total, por lo que su vida jugable promete ser apabullante.

Para desplazarnos con facilidad tendremos a nuestra disposición vehículos de todo tipo, en lo que ya auguramos una suerte de “Borderlands meets Rally Dakar” con mutantes y caminos desiertos que pondrán la piel de gallina. Por supuesto, para hacer más fácil y llevadera nuestra misión tendremos un vasto arsenal a nuestra disposición, con el que podremos hacer frente a todos los personajes malintencionados que se interpongan en nuestro camino. Viajar y disparar parece que serán nuestras tareas principales.

Pero, si por algo destacará Rage será por su apartado visual, que ya hemos mencionado tímidamente. El motor gráfico id Tech 5 tiene en Rage su gran prueba de fuego y, visto lo visto, todo apunta a que será capaz de superarla con nota. El modelado de los personajes roza la perfección y los rostros y animaciones faciales dejan con la boca abierta. Para tratarse de un juego de acción en primera persona se han cuidado mucho los detalles narrativos, por lo que una buena caracterización de los personajes y un entorno creíble forman parte imprescindible de la función.

¿ESE NO ES MEL GIBSON?

Volviendo a la ambientación histórica del juego, Rage nos llevará hasta un futuro apocalíptico que bien podría convertirse en la cuarta entrega de Mad Max. Aunque aquí no tendremos al bueno de Mel para repartir candela entre los mutantes, nuestro protagonista tendrá un buen puñado de misiones principales y secundarias que llevar a cabo, ganándose así el pan de cada día. Desde la desarrolladora prometen variedad de situaciones y objetivos variados, elemento esencial para que el usuario no termine aburrido de tanto recolectar ítems y matar a enemigos clónicos.

En el apartado jugable volvemos a encontrar similitudes con Fallout y Borderlands (recordamos, no obstante, que Rage lleva más de cuatro años de desarrollo, si los cálculos no fallan). Al igual que sucedía en los sobresalientes juegos antes destacados, veremos variaciones importantes entre los escenarios abiertos y los cerrados. Lógicamente, cuando nos encontremos en campo abierto podremos realizar tácticas evasivas en el caso de necesitarlas mientras que, en un especio cerrado, deberemos andar con mucho ojo si no queremos que un enemigo acabe con nosotros.

Acción y velocidad se darán la mano en un título que ha presentado diversos problemas para su compresión, sobre todo en su versión para Xbox 360. Es tal la cantidad de escenarios y elementos incluidos en la obra de id Software que el juego vendrá distribuido en varios DVDs en la mencionada versión. PC y PS3 parece que no tendrán ese problema aunque, como suele suceder en estos casos, la compañía ya ha confirmado que la distribución se ha hecho pensando en la experiencia de juego y no tendremos problemas por ello.

Aún quedan meses suficientes como para que Rage vuelva a levantar el entusiasmo general que creo cuando fue anunciado hace unos años. Las expectativas son elevadas y los amantes de los juegos de acción en primera persona, los seguidores de Carmack y los fans de id Software mirarán con lupa cada detalle de la obra. El futuro que le aguarda a Rage es prometedor y sólo podemos pedir que la desarrolladora cumpla con su parte y nos entregue el título que todos llevamos esperando tanto tiempo.

Antonio López 13 | 01 | 2011