En la Premiere Europea de Nintendo 3DS también tuvimos la oportunidad de probar el nuevo videojuego de mascotas producido por la compañía de Kyoto, adaptado a las particularidades de Nintendo 3DS y potenciado con una idea que Miyamoto quería realizar tarde o temprano.

Ahora, además de contar con nuestros fieles compañeros perrunos, la inclusión de los encantadores gatitos en una fórmula cuyo éxito quedó fuera de toda duda en Nintendo DS, tan solo nos hace pensar que Nintendogs + Cats volverá a triunfar de una forma arrolladora.

MÁS ENCANTADORES QUE NUNCA

Gracias a la potencia gráfica de Nintendo 3DS, y a su capacidad de mostrar vectoriales estereoscópicos en 3D, el realismo de este videojuego supone todo un salto cualitativo para la saga. Durante nuestra partida de prueba, seleccionamos a una pareja peculiar para poder evaluar las mejoras que, a primera vista, se intuyen con la inclusión de los gatitos en el videjuegos que nos ocupa: un simpático gatito blanco y anaranjado, y un cachorro de Husky tremendamente activo. En primer lugar, hemos de decir que gráficamente el juego está muy cuidado.

En esta ocasión, los animales están más vivos que nunca, sus animaciones son más suaves y variadas, el modelado del que gozan se muestra más detallado, y la inclusión de un efecto Fur Shading para simular su pelaje pone la guinda al pastel. Además, los escenarios son más realistas: en el espacio escénico que hemos visitado las texturas se combinan con acierto, la recreación de ambientes es más que acertada y la sensación de profundidad potencia el resultado final. Además, cuando llamemos a nuestras mascotas y se abalancen sobre la pantalla de forma cariñosa, la sensación resulta realmente realista; casi parece que los cachorros vayan a salirse de la consola para darnos un buen lenguetazo.

LA FÓRMULA SIGUE FUNCIONANDO

La demo nos ha dejado trastear con las opciones más elementales que podemos utilizar para mantener contentos a nuestros amigos, tales como lanzarles juguetes, acariciarles o engalanarles con alguno que otro (en muchos casos ridículo) complemento. El hecho de contar con una pareja de animales que, en esencia, son bastante distintos, potencia el concepto primigenio del juego dando lugar a situaciones más variadas.

Por ejemplo, los gatos no reaccionarán igual a los estímulos que los perros, nos costará establecer un contacto más directo y en algunas ocasiones estarán más preocupados de fastidiar al can que de hacernos caso. Los delicados movimientos de los gatitos contrastan con las torpes y a veces bruscas reacciones de los perros, cosa que se pone de manifiesto cuando se pelean por coger un boomerang que acabas de lanzarles, o compiten por ser el animalito más acariciado del día.

En este punto, el videojuego también se muestra más realista: mientras acariciamos a nuestras mascotas en la pantalla inferior, tendremos que estar bien atentos a la superior para estudiar sus reacciones y conseguir establecer el vínculo deseado. También hemos trasteado con los variados complementos que la demo puso a nuestra disposición, sin encontrar grandes cambios respecto a la primera parte más allá de una mayor variedad de gafas, diademas y elementos decorativos similares.

APOSTANDO SOBRE SEGURO

Nintendogs + Cats es un juego con intenciones claras: rescata la dinámica principal del exitoso juego de Nintendo DS, añade los siempre encantadores gatitos, y lo maquilla todo con un apartado gráfico en 3D estereoscópico que enfatiza nuestra complicidad jugable con las mascotas. A la espera de poder evaluar distintos modos de juego, y dando por hecho que Nintendo nos tiene reservadas muchas sorpresas al respecto, creemos fervientemente que la calidad del título que nos ocupa será notable e irá acompañada por una respuesta comercial contundente.

Sergio Melero 25 | 01 | 2011