avance-need-for-speed-hot-pursuit
El reinicio arcade de la serie Need for Speed es un paraíso multijugador, pero… ¿qué hay de los conductores solitarios? Criterion les ha preparado un modo individual que, con tanto estropicio y destrozo, lo único que le falta es un desguace. Las carreteras de Seacrest County son testigo de la persecución metafísica más frenética de todos los tiempos. Un Lamborghini Gallardo deja tras de sí su estela plateada mientras intenta despistar a un coche policial ostentosamente modificado por los técnicos de Ford. La ley sobre ruedas pide refuerzo aéreo, e inmediatamente un helicóptero desciende de los cielos como un águila que se cierne sobre su presa.

Demostrando unos reflejos envidiables, el conductor del Lamborghini toma un desvío y se introduce en el túnel más cercano para despistar al helicóptero. El Ford policial acelera y, nada más avistar a su fugitivo, prepara su pulso electromagnético para lanzárselo e inutilizar momentáneamente los controles. Cuando quedan apenas unos segundos para que el localizador calcule las coordenadas, el coche perseguido deja caer una ristra de pinchos. Las ruedas del cazador se pinchan y el vehículo acaba estrellándose contra el hormigón. La persecución ha terminado. Por ahora, Criterion ha logrado darle esquinazo a la narración, que se había obcecado en mancillar la esencia arcade de Need for Speed: Hot Pursuit.

EL BRAZO MOTORIZADO DE LA LEY

Desprovistos de un pretexto narrativo, los retos del “Modo Evento” para un sólo jugador de Hot Pursuit se basan en una única premisa: la eterna persecución entre policías y ladrones. Acceder a uno de estas pruebas es tan sencillo como navegar por el mapa de la ficticia Seacrest County -cuatro veces mayor en tamaño que la localización donde transcurría el último Burnout- y seleccionar cualquiera de los desafíos disponibles.
need for speed hot pursuit avance hot pursuit xbox 360
Por un lado, los aspirantes a policía disfrutarán de como mínimo tres tipos de retos diferentes. “Respuesta Rápida” da comienzo cuando la centralita comunica al usuario que se producirá una redada en otro punto de la carretera. El agente del orden no sólo deberá acudir al lugar en el límite de tiempo establecido, sino que también se verá obligado a conducir correctamente, pues cada choque rasgará segundos -y tapicería-.

Durante los primeros minutos de una misión de “Intercepción”, el fan de Criterion tendrá la sensación de encontrarse ante una versión superficial del modo “Road Rage” del mítico Burnout 3… hasta que las innumerables colisiones en deliciosa cámara lenta acaben llevándose por delante las comprensibles dudas iniciales. Básicamente, el policía ha logrado detectar una carrera ilegal y debe conseguir un número mínimo de cazas o de puntos para dar la prueba por superada. Tendrá a su disposición una ristra de armas de uso limitado: formar emboscadas, pedir ayuda aérea, lanzar pulsos electromagnéticos, pinchar las ruedas de las presas… cada evento de este tipo es una mêlée sobre el asfalto única, imprevisible y, sobre todo, brutal.

DESCANSOS EVENTUALES

Tras carreras contra reloj e intercepciones multitudinarias, apuntarse a una “Persecución vertiginosa” será la mejor forma de relajarse. Se trata de un duelo de ingenios en el que el jugador se enfrentará a un único infractor. La velocidad y el metodismo necesario para cazar al objetivo, lejos de colisionar entre sí, comparten volante para presentar una partida de ajedrez cuyas piezas van a 150 kilómetros por hora.
need for speed hot pursuit nuevo need for speed
Por otra parte, los amantes de la conducción pura y dura tienen en su haber retos contrarreloj, carreras, la posibilidad de catar coches de lujo sin ningún tipo de restricciones…; pruebas posiblemente más mundanas en cuanto a ejecución que las policiales, pero como compensación permiten que el jugador disfrute tanto del diseño de los circuitos planificados con mimo por Criterion como de la belleza diversa e imposible de los escenarios, confeccionados por la mismísima DICE -creadora de los Battlefield, entre otros-.

GANA EL QUE LLEGUE A LA META DE UNA PIEZA

No obstante, son precisamente los infractores los que podrán gozar de los eventos más caóticos y emocionantes del plantel: sus “Persecuciones vertiginosas” particulares. En esta ocasión, el jugador deberá competir contra sus rivales para llegar primero mientras evita que la incesante carga policial le obligue a frenar antes de lo previsto.

Como todos los protagonistas del acontecimiento -los ocho participantes y los tres o cuatro coches policiales- cuentan con diversas armas a su disposición y pueden dañar al resto sin importar su perfil moral, las colisiones y los choques están más que garantizados. Las alianzas improvisadas -dos infractores que tienden una red de pinchos lo suficientemente amplia como para ocupar todo el asfalto- se difuminan con la misma velocidad con la que se formaron, e incluso pueden producirse “affaires” imposibles entre agentes de la ley y malhechores.

Todo ello adornado con soberbias presentaciones a cámara lenta para que el jugador pueda recrearse del resultado destructivo de su hazaña táctica, o bien lamentarse ante la eterna repetición de su derrota. Los conductores solitarios pueden respirar aliviados, pues Criterion no los ha dejado en la cuneta sino que ha preparado una serie de eventos robustos, variados y orquestados por la siempre estresante sirena policial. La que sí que debe sentirse amenazada es la narración; no hay rincón de Seacrest County en el que pueda esconderse.
ned for speed hot pursuit ps3

Daniel Cáceres 01 | 10 | 2010