Mario y sus amigos vuelven a las consolas Nintendo con Mario Kart 7, nueva entrega de la franquicia de videojuegos de carreras que llega a Nintendo 3DS aprovechando al máximo todas sus capacidades.

Ferias como el E3 o la Comic Con nos han dejado nuevos detalles y expectativas de lo más altas sobre este gran juego arcade de carreras, y es que uno de los tándem del género vuelve a consolas portátiles, un mercado en el que ya triunfo con su Mario Kart DS allá por el año 2004 y que vuelve con las mejores necesarias para atraer al mercado casual y a los jugadores más veteranos.

MISMAS BASES CON LAS MEJORAS SUFICIENTES


A la hora de ponerse a los controles de un Mario Kart en consola portátil, si no se tiene mucho conocimiento en la materia se podría decir que se está jugando al mismo título pero con circuitos nuevos, pero de ninguna manera esta nueva obra de Shigeru Miyamoto deja entreverlo. Si bien sigue una línea continuista en la que no se ha revolucionado el género en gran medida, incluyendo entrega a entrega las típicas mejoras lógicas para poder ir decantando al jugador a enfrentarse a algo nuevo, como por ejemplo en Wii la inclusión de motos y vehículos a dos ruedas, o en el de Nintendo DS un revolucionario modo online, que por vez primera podía conectar a jugadores de todos los lugares del mundo y disputar partidas con poco lag, y con un sistema algo criticado, pero que cumplía. Con esto, queremos hacer un pequeño preludio a lo que llegará a Nintendo 3DS.

Una vez los jugadores se pongan a los mandos del nuevo título, podrán ver que no ha cambiado mucho, pero todos los cambios están en su jugabilidad, muy sencilla de aprender, pero difícil de dominar, una mezcla que le ha funcionado a Nintendo a lo largo de los años. En esta ocasión se ha decidido excluir los vehículos de dos ruedas, dejando lo que alzó esta saga, los karts. Estos llegan con unas herramientas de personalización de lo más amplias, pudiendo elegir todo tipo de detalles como los neumáticos o piezas de los que se compondrá el vehículo, dando un tono estratégico a la hora de lanzarse a las carreras. De esta manera se podría tener un coche pesado pero con una aceleración de lo más considerable, o uno muy ligero que sea rápido, pero que las curvas no las doble a la perfección.

Si bien se tiene este toque de personalización, se contará con algo que sin duda revolucionará las carreras, con unos añadidos a los vehículos que los transforman en un aladelta y un submarino. Esto dará un nuevo sentido a las partidas porque rememorándose a los anteriores juegos, se podía ver como al caer por barranco parte de la partida se iba al traste, pero en esta ocasión los desarrolladores han trabajado en este aspecto para que la carrera pueda ser continuada. De esta forma, los jugadores por ejemplo podrán ir planeando hasta encontrar una zona en la que poder continuar en tierra firme, o incluso caer al agua y transformarse en submarino. Por esta parte lo que se quiere decir es que se pueden implementar una serie de rutas alternativas o quién sabe, quizás atajos.

Otro de los objetos que vuelve a las carreras son las monedas, que se encontraran dispersas por las pistas y cuya función aún no ha sido indicada por el momento, aunque podría ser para recopilar dinero para adquirir mejoras o aumentar la velocidad como ya se podía hacer en la edición de Super Nintendo.

La variedad de circuitos está asegurada, como ya es un clásico las partes más representativas de todos los videojuegos de Nintendo, teniendo algunos basados en Luigi´s Mansion, Wii Sports y Wii Fit, u otros basados en la saga Donkey Kong. Sobre personajes todavía no se conocen nuevas incorporaciones, aunque se tendrán a los ya clásicos Mario, Luigi, Yoshi, Donkey Kong y Bowser.

UN ESTILO GRÁFICO TOTALMENTE MEJORADO

Gráficamente llega completamente renovado, con unos gráficos en tres dimensiones que lleva el estilo impuesto en Nintendo DS y Wii, ampliándolos al potencial que puede ofrecer la nueva portátil de la compañía de Kyoto. Todos los personajes han sido plasmados a la perfección, así como todos los detalles y localizaciones de los distintos circuitos que se pueden encontrar, así como los numerosos objetos. El efecto del 3D estereoscópico es más que notable, con la posibilidad de poder distinguir en todo momento la profundidad de cada uno de los objetos y con la sensación de que una concha de un rival o las manchas de tinta de los Blooper parezcan salir de la pantalla, simplemente excepcional.

El apartado sonoro sigue muy en la línea de lo mostrado en las demás entregas. La banda sonora está basada en orquestaciones de los temas de los videojuegos Nintendo de aquellos circuitos que se recorren. Los efectos sonoros son buenos, y cumplen su función, con los típicos sonidos de estos títulos con las conchas o de los vehículos a pleno motor.

La llegada de este nuevo Mario Kart ha sido muy acertada para los dos mercados de videojuegos que están en plena moda, hacer un juego para los jugadores más veteranos y para aquellos casuales que acaban de adquirir el título. Muy buenas han sido las sensaciones a la hora de ponerse a jugar a Mario Kart 7, las expectativas que ha levantado el juego parecen haberse cumplido y puede ser una compra más que segura para navidades en Nintendo 3DS.

David Cabezas 10 | 08 | 2011