Lightning está de vuelta en Lightning Returns: Final Fantasy XIII para poner punto y final a la saga Final Fantasy XIII (Fabula Nova Crystallis), pero con toda probabilidad también sea la despedida de esta franquicia en la actual generación. Este será el tercer y último título que la heroína de Square Enix protagonice y su misión estará a la altura de las circunstancias. La historia de Lightning, Snow, Hope o Serah llega a su fin y ya hemos podido comprobar las diferencias que encontraremos con respecto a los primeros dos juegos.

Lighning Returns: Final Fantasy XIII

Lightning Returns es el tercer juego de la decimotercera entrega de Final Fantasy, tras Final Fantasy XIII y Final Fantasy XIII-2, y es la primera vez en la historia de la franquicia que un juego consigue dos secuelas. La inversión de Square Enix en este RPG fue tan grande en esta generación, que tuvo que expandirse a nuevas consolas (por primera vez en Xbox 360) y ha tenido que exprimir al máximo este mundo y a estos personajes. Por el camino, los japoneses han ido corrigiendo errores, introduciendo mejoras, revolucionando características que parecían obligatorias… y de cambios sabe mucho el nuevo título.

Comienza la cuenta atrás

Como ya sabemos, en Lightning Returns: Final Fantasy XIII nos encontramos con una situación apocalíptica irreversible: el mundo se acaba en 13 días y ese es el tiempo máximo que tenemos para intentar salvar al mayor número posible de almas. La protagonista de la trilogía se convierte en esta última entrega en la Redentora, la única esperanza del mundo.

En algunas misiones de anteriores Final Fantasy ya habíamos tenido que pelear contra el reloj (dos palabras: reactor Mako), pero esta vez lo haremos a lo grande. Durante toda la partida el reloj va descontando minutos, horas y días y cuando llegue a cero el mundo quedará destruido. Para conseguir aprovechar esos trece días al máximo, Lightning deberá ayudar a almas necesitadas con pequeñas tareas. La energía que acumule al ayudarlas se convertirá en tiempo extra, que iremos acumulando a los 7 días con los que empezamos la partida.

Lightning, el único personaje que necesitamos

La dinámica de juego ha cambiado con respecto a los dos títulos anteriores. Nuestro manejo del personaje principal es mucho más libre y el mundo por el que nos movemos más grande y lleno de posibilidades. Sin embargo, no debemos temer el explorarlo, nuestro útil mapa sigue en la parte superior de la pantalla, por lo que siempre sabemos hacia dónde vamos. Otros grandes cambios los encontramos en la mecánica de combate, la desaparición del Cristarium y la metamorfosis de las formaciones en algo distinto pero con el mismo espíritu. Vayamos por partes.

Lightning Returns: Final Fantasy XIII

Lightning será el único personaje jugable de todo el título, no solo al movernos por las nuevas islas, sino también durante los combates. Es por ello que las formaciones que tan útiles eran en FFXIII y FFXIII-2 (sanador, inspirador, castigador, etc.), han dejado de tener sentido y se han eliminado. En su lugar tenemos un nuevo sistema mucho más dinámico que se acopla a la perfección al combate con un solo personaje, eso sí, esto no ha simplificado las cosas. En nuestros enfrentamientos con monstruos y jefes finales deberemos estar bien atentos a toda la información de la pantalla y por supuesto, buscar rápidamente el estado aturdido en nuestros enemigos identificando sus puntos débiles. Algunas cosas no cambian.

Otra novedad es el Arca, lugar de descanso de Lightning al que nos vemos obligados a volver cada día y desde donde Hope guía nuestros pasos. Estheim no es el único personaje que regresa en este Final Fantasy, Lightning también se encontrará con Snow, y otros personajes icónicos como Chocolina, los Moguri o los Chocobos.

Lightning Returns: Final Fantasy XIII

El motor gráfico del juego es el mismo que se ha utilizado en las dos anteriores entregas, el Crystal Tools, sin embargo, encontramos ciertas mejoras en las texturas, así como en los detalles de los enormes escenarios. En lo que no vemos un avance es en los personajes secundarios, que han vuelto a quedar apartados de toda mejora y continúan siendo ciudadanos de segunda, gráficamente hablando.

En las cinco horas de juego que hemos podido disfrutar queda claro que Square Enix ha apostado por un JRPG que sigue desarrollando las mejoras de la segunda parte, con arquetipos, atuendos, misiones secundarias, mayor libertad de movimiento… y todo esto bajo un ritmo estresante que marcan unas agujas del reloj que no paran de moverse en nuestra contra. La cuenta atrás comienza el 14 de febrero en PlayStation 3 y Xbox 360.

Rocío González en 16 | 01 | 2014