Bethesda Softworks, que guarda con celo sus juegos en desarrollo, nos ofreció la oportunidad de viajar a Londres para probar Hunted, ya que nos encontramos a poco más de tres meses de su lanzamiento, y su desarrollo ha avanzado sustancialmente desde la primera vez que fue mostrado a la prensa especializada. Con una profunda revisión en lo que todos conocemos como modo cooperativo, nos preparamos para adentrarnos en un mundo fantástico de espada y brujería, donde las desavenencias del destino unirán a dos mercenarios más allá de hacer el trabajo, cobrar la recompensa y salir por piernas.

DUETO ÉPICO

El bueno de Caddoc nunca ha aprendido a hacer otra cosa que no sea luchar, pero no se puede dudar de que es uno de los mejores guerreros que existen en Kala Moor, tanto por su fuerza bruta, como por su capacidad para plantear la estrategia antes de lanzarse a partir cráneos a golpe de garrote. Bastante sosegado y amigable, este bárbaro evita cualquier decisión poco premeditada e impulsiva, aunque últimamente está sufriendo ciertas visiones y sueños premonitorios, los cuales pondrán al límite su cordura. Bella y letal, E’lara parece ser todo lo contrario a su compañero; impetuosa, impulsiva, y con una mordaz lengua que no duda en usar para reírse de su comedido compañero de fatigas. Experta en el combate a distancia, gracias a sus naturales aptitudes con el arco como elfa que es, se complementa con Caddoc para formar una pareja de gran eficacia en combate.

Un poder mágico e impío está corrompiendo hasta el último rincón de Kala Moor, y nuestros héroes han decidido aceptar el trabajo de encontrar la fuente de dicho mal para enviarlo de vuelta al abismo. Llevábamos tiempo en JuegosDB queriendo echarle mano por fin al juego, por lo que no dudamos en degustar a fondo el nivel que Bethesda nos ofreció para probar ni un instante.

Lo primero que pudimos comprobar nada más comenzar a jugar, es lo mucho que ha evolucionado el juego desde aquella temprana beta que se anunció en un principio. Lo que parecía una mezcla de mecánicas vistas hasta la saciedad en los juegos de aventura y acción en primera persona, ha tornado en un estilo de juego muy personal sin dejar de lado las fuentes de las que bebe. Tan pronto nos hicimos con el control de los personajes en nuestra primera incursión a un jugador, las sensaciones fueron positivas de principio a fin, tanto en su parte jugable, intuitiva y divertida, como en su imponente apartado gráfico así como la elaborada historia que transcurre a medida que se desarrolla la aventura.

UNA EPOPEYA DEL TRABAJO EN EQUIPO

Si bien la mecánica jugando en solitario vino marcada por alternar a ambos protagonistas, cumpliendo el personaje controlado por la máquina a priori de forma satisfactoria, la verdadera salsa del juego llegó desde que tornamos en modo cooperativo y fuimos dos los que nos pusimos a los mandos. Hunted presenta unos diseños de escenario más allá del típico pasillo del que adolecen muchos de los juegos que aparecen hoy día, proponiendo a los usuarios dividirse para optimizar las tareas de exploración, proporcionar coberturas a larga distancia en combate, combinar poderes mágicos junto a diferentes habilidades, y precisar asistencia mutua en determinados momentos. Todo se desarrolla de manera natural y fluida, sin estridencias que inviten a pensar que la variedad de acciones han sido metidas con calzador. Contribuye a mantener esta atmósfera el especial cuidado que han puesto en la narrativa, pues son constantes las conversaciones entre bárbaro y elfa, con gran cantidad de comentarios jocosos que amenizan el desarrollo de la aventura.

Añadiendo elementos de rol, las armas y escudos que portemos se irán deteriorando a medida que los pongamos a prueba, dando la opción de coger los propios de aquellos enemigos que yazcan a nuestros pies tras haber acabado con ellos. Como habréis supuesto, la variedad de artefactos tanto de ataque como de defensa es enorme y con diferentes cualidades, lo que nos obligó a replantearnos la estrategia una y otra vez, pues hubo que sopesar decisiones como, por ejemplo, si seguir con un gran escudo visiblemente deteriorado que pudiera dejarnos vendidos en al siguiente combate, o cambiarlo por uno menos efectivo, pero no tan endeble.

Otro de los aspectos que nos ha dejado un gran sabor de boca, es el sensacional apartado artístico del que goza Hunted: barrocas ruinas surgieron sin cesar, tenebrosos bosques pretendían engullirnos en la espesura, y oscuras catacumbas proyectaban amenazadoras sombras al paso de nuestras antorchas, todo gracias a una ingente carga poligonal, gran elección en las texturas empleadas y un magnífico uso de la iluminación. Se está realizando un gran trabajo en este sentido, el cual es acompañado por una banda sonora orquestal con las mismas dosis de épica que el conjunto del juego.

IMPRESIONES

InXile Entertainment, estudio desarrollador a cargo del proyecto, está llevando su obra a buen puerto, a tenor del contacto que hemos tenido con Hunted: The Demon’s Forge. Los niveles de producción resultan excelentes, y quedan patentes a la hora de jugar a esta aventura que se presenta como clásica en apariencia, pero que tiene algo muy personal a la hora de establecer la mecánica jugable, invitando al usuario a descubrir todos los secretos de Kala Moor y la terrible oscuridad que lo acecha. Lo que en un principio parecía un cóctel de Gears of War con El Señor de los Anillos, se descubre como una gran aventura con una identidad marcada.

Aún es pronto para emitir un veredicto -algo que haremos cuando tengamos la versión final del juego en junio- pero lo que hemos podido probar nos ha dejado con ganas de más, y es que en Hunted la aventura se presta a la acción, la puesta en escena y el guión resultan dignos de una novela de Margaret Weis y Tracy Hickman, y el arrollador carisma de los protagonistas hacen el resto, siempre con una mecánica cooperativa que da una vuelta de tuerca más a diversos cánones establecidos durante esta generación, a los que InXile les ha impreso una personalidad propia.

José Luis Fernández 01 | 03 | 2011