Dentro de la abundante oferta en FPS que puebla el sector, solemos encontrar grandes títulos en los que parte de su éxito radica en el peso que sustentan el guión y la puesta en escena; casos como las sagas Call Of Duty o Medal of Honor suceden dentro de un marco histórico, o en un hipotético paralelismo de la época actual. Otros, como Half Life o Halo, invitan a abstraernos para presentar universos completamente ficticios.

En medio del predominante maniqueísmo, THQ se encuentra produciendo Homefront, desarrollado por Kaos Studios y que fue presentado el pasado 28 de Octubre en Madrid. En dicho evento, tuvimos la ocasión de probar el juego y conocer las claves que están captando la atención de toda la prensa especializada. Tienen en ciernes un proyecto muy ambicioso que puede dar mucho que hablar durante el año que viene.

PUES PODRÍA SUCEDER

Homefront narra la historia de un puñado de guerrilleros, en mitad de unos Estados Unidos ocupados por Corea del Norte dentro de dieciséis años, como resultado de una sucesión de futuros acontecimientos lógicos durante ese margen de tiempo respecto a la actualidad: el derrumbe de las potencias económicas occidentales, la brutal apreciación del petrodólar tras superarse el pico de extracción o el resurgir de oriente, son algunas de las posibles situaciones que podrían producirse en un futuro inmediato, sólo hay que avivar la llama de la actual hostilidad política y bélica del mundo convenientemente. En dicho marco cronológico, los protagonistas se verán envueltos en un impactante episodio dramático mientas tratan de sobrevivir.

Durante la conferencia de prensa de Homefront, asistimos a una exposición por la célebre periodista Ángela Rocicio, experta en crónica bélica, para profundizar sobre el hecho de que, si algunas de las hipótesis planteadas se llevaran realmente acabo, la realidad acabaría superando la ficción. Puede que los lectores más adultos recuerden las apariciones televisivas de Rodicio en Sarajevo o Bosnia, con las balas silbando alrededor suyo, qué mejor ejemplo para ilustrarnos sobre la gravedad de la situación que podría desencadenarse. Recuérdese a su vez que John Milius, autor de Apocalipse Now y Raymond Benson, responsable de libros sobre la saga Metal Gear Solid y el personaje James Bond, además de participar activamente en el guión del juego han escrito la novela del mismo nombre y que se pondrá a la venta simultáneamente. Como podéis apreciar, la relevancia en este apartado promete ser muy grande.

Además, semejante despliegue narrativo no va a quedar lastrado en el apartado gráfico o jugable. Jeremy Greiner, de Kaos Studios y del que a su vez ofrecemos una completa entrevista, nos mostró la beta del modo campaña para posteriormente permitirnos jugar con ella. Con el fin de representar la crudeza de la guerra, se ha utilizado el Unreal Engine 3 pero modificado de una manera sorprendente: el uso cromático de texturas realistas y un moderado empleo de shaders, le otorgan una apariencia sorprendentemente real y, sobretodo, muy inmersiva. Dicha sensación se potencia desarrollándose completamente en primera persona, como en Half Life, sin sustentarse en todo tipo de secuencias para evitar la distracción del jugador. Una vez con el pad en las manos, la sensación combina virtudes ya vistas en otros exponentes del género con buen hacer, lo que garantizará una grata experiencia en el modo campaña, de corte lineal por exigencias del guión.

IMPRESIONES

En el sentido literal de la palabra, Homefront impresiona por el enorme universo que THQ se ha sacado de la manga: plagado de matices y terroríficamente sólido, en el que se desarrolla una aventura humana, con toda la explicitud que un conflicto armado puede mostrar, e incluso con tintes orwellianos en ocasiones. Una superproducción en toda regla que deja una grata sensación jugable; no hemos percibido fallos de IA o mala implementación del control durante nuestra toma de contacto y a nivel técnico tiende a maneras, ya que pese a los previsibles fallos debido al estado de desarrollo, muestra destellos sobresalientes en diseño y dirección, no hay duda que la inmersión va a ser uno de sus puntos fuertes, incluso más allá de factores como la excelencia gráfica o el trabajado modo multijugador.

Y es que el juego de THQ viene muy fuerte, buscando una altísima audiencia por diferentes medios, y gracias al enorme trabajo para una puesta en escena excepcional: mucho cuidado por el guión, que lejos de culminar con un marine sudoroso cargando con una machinegun más grande que él salvando el mundo, narra una historia “real” sobre unos revolucionarios que aportan su granito de arena en medio de la guerra. Puede que nos encontremos ante el relevo que necesitan algunas sagas del sector demasiado acomodadas, pero ya tendremos tiempo de comprobar si tales afirmaciones se cumplen, o al final Homefront se queda como uno más que ha entrado cual elefante en una cacharrería.

HOMEFRONT-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Avance.

PÁGINA 2 – Entrevista.

José Luis Fernández 05 | 11 | 2010