dragon ball
Bola de Dragón fue la serie de animación que marcó la infancia y juventud de un buen número de personas. Era habitual que los niños de medio mundo comentarán al día siguiente en el colegio cual había sido su momento favorito del capítulo anterior. Cromos, libros, muñecos… mil y un objetos de coleccionista que cualquier fan querría tener se multiplicaban por doquier. Los videojuegos no podían ser una excepción y varios títulos basados en la franquicia llegaron a diferentes plataformas. Casi todos ellos eran juegos de combate que utilizaban la licencia de Dragon Ball Z, donde la lucha era la característica principal. Ahora, con Dragon Ball: Revenge of King Piccolo, los seguidores del anime generacional por excelencia podrán vivir las aventuras de Goku durante su infancia.

Y es que fue en ese periodo de las aventuras del genial personaje, cuando tuvo que hacer frente a sus más divertidos enemigos y los momentos cómicos tenían el mismo protagonismo que los combates. La Red Ribbon y Piccolo Daimao serán algunos de los antagonistas a los que podremos enfrentarnos en esta entrega exclusiva para la consola Nintendo Wii. Para conseguir el mayor realismo y acercamiento a la serie animada original, se ha utilizado una paleta de colores que recuerda a esos primeros capítulos en los que Bulma buscaba las bolas de dragón.

El juego será una mezcla de diferentes géneros. Desde Namco Bandai han preferido realizar un original cóctel que una combates uno contra uno, rasgos de beat´em up y la diversión de los plataformas, a enfocar su trabajo en única dirección. El resultado, al menos aparentemente, parece de lo más llamativo y la diversión se augura muy elevada. El uso del Wii Mando se adaptará perfectamente a la acción y el movimiento queda reducido a pequeñas fases para desaturdir a Goku y concentrar su energía.
goku dragonball z
Por supuesto, en un juego de estas caraterísticas los jefes finales de cada nivel tendrán una importancia especial. Presentes a lo largo de diferentes fases, Goku deberá derrotar a estos enemigos especiales, bien utilizando objetos recolectados con anterioridad o bien usando sus habilidades para la lucha. Estos poderes estarán delimitados por unas barras de energía, que aparecerán en pantalla para indicarnos cuantos movimientos mágicos podemos efectuar.

Los escenarios también tendrán su protagonismo, con decenas de plataformas móviles y un modelado tan notable como el de los personajes. Estos últimos estarán en unas perfectas tres dimensiones y su integración con los entornos parece sobresaliente. Por si todo lo anterior os ha parecido poco, debemos recordar que el juego incluirá el clásico sistema de lucha uno contra uno. Para ello, tendremos varios escenarios disponibles: el tatami del Gran Torneo de Artes Marciales, el ring de Baba la Adivina o los tejados de la Red Ribbon. Este modo no estará disponible desde el principio, así que posiblemente sea la recompensa por superar algún elemento de la trama central.

En resumen, esta nueva aventura de Dragon Ball promete convertirse, visto lo visto, en el máximo exponente consolero de la franquicia protagonizada por Goku y sus amigos. El 23 de julio se pone a la venta en Japón, aunque desgraciadamente aún no hay fecha oficial de lanzamiento en Europa. Con todo, la espera seguramente merezca la pena. Y es que volver a derrotar al malvado Piccolo puede resultar muy satisfactorio.

Antonio López 14 | 07 | 2009