dragon age origins
Hoy por hoy, si tuvieramos que escoger, de entre todas las desarrolladoras, a la mejor y más completa dentro del género del rol, posiblemente Bioware se alzaría con un significativo número de votos. Sólo con mencionar Mass Effect, cualquier jugón reconoce la tremenda calidad argumental y visual del título, a la que conviene añadir una jugabilidad más que notable y unos efectos de sonido y música sobresalientes.

Desde que Electronic Arts comprara la compañía, no han hecho más que crecer. Ahora pueden trabajar en varios proyectos de calidad indiscutible y Dragon Age: Origins es uno de ellos. Sucesor —al menos en lo espiritual—, de Baldur’s Gate, esta nueva historia de aventura y fantasía nos transporta a un mundo totalmente nuevo, salido de las prodigiosas mentes de los guionistas, que ya deben estar pensando en próximas entregas de la franquicia. Y eso que el juego aún no ha salido a la venta, pero son tan altas las expectativas que nunca es pronto para empezar a desarrollar nuevas ideas.

El escenario será enorme, vasto, permitiendo una exploración sin igual, donde nuestro personaje sangrará, sudará y se manchará como en la vida real. Podremos personalizar al protagonista a nuestro antojo y crear a un héroe respetado y querido por el pueblo o a un tirano asesino temido por todo aquel que lo vea. Bioware asegura estar trabajando aún en el editor de personajes, por lo que las opciones se adivinan muy interesantes.
dragon dragon age
Como ya sucediera en Mass Effect, cuando el jugador llegue a una zona podrá dejar de lado la misión principal para realizar las siempre estimulantes misiones secundarias. Acompañado en todo momento por tres personajes más, estos actuarán con una trabajada Inteligencia Artificial, sin entorpecer nuestras acciones y ayudando lo máximo posible en el progreso de la historia. Otra novedad será el sistema de cámara en combates. Por un lado, podremos seleccionar la efectiva perspectiva en tercera persona y, por otra parte, utilizar un plano aéreo como en muchos juegos de estrategia.

Y es que el modo de afrontar el combate será basico para nuestra supervivencia. No bastará con efectuar un ataque y dejar que el personaje virtual haga el resto. Deberemos plantear una estrategia de acción, donde los soldados luchen cuerpo a cuerpo y los magos proporcionen ataques de cobertura con fuego o hielo. Así, podrán escogerse tres clases básicas: pícaro, guerrero y mago. Cada una con sus habilidades y su por qué dentro de la acción.

Cualquier aficionado al rol o a las buenas historias, debería esperar este Dragon Age: Origins como agua de mayo. Aparentemente, luce digno de elogios tanto en el apartado argumental —hace tiempo que muchos videojuegos tiene mejores guiones que algunas producciones contemporáneas para el celuloide- como en el jugable o el gráfico. Si todo marcha bien, verá la luz antes de final de año en PC y se espera su llegada a las consolas de sobremesa PS3 y Xbox 360 tiempo después. En JuegosDB ya estamos deseando viajar por el universo fantástico de Origins y comprobar lo afilada que está nuestra espada.

Antonio López 08 | 07 | 2009