avance-de-brink
Dos facciones en eterno conflicto, mapas atestados de pasillos y corredores, objetivos que requieren trabajo en equipo… Visto así, Brink parece un shooter online del montón. Pero un poco de soborno por aquí y un poco de parkour por allá… y de repente Counter-Strike empieza a temblar de miedo.

Lograr que los usuarios trabajen en equipo es un objetivo que muchas desarrolladoras han acabado por abandonar, tildándolo de imposible. No obstante, ciertos títulos lo han conseguido, cada uno a su manera. Los MMO imponen la socialización como única forma de supervivencia, los juegos con modo cooperativo local se aferran al tópico “más vale malo conocido que bueno por conocer”… Brink, el esperado shooter de Splash Damage, opta por el soborno.

GET SMART

En apariencia, Brink podría ser un “nada nuevo bajo el sol” tanto en términos jugables -dos facciones en eterno conflicto que lidian en mapas de toda índole- como narrativos -la Tierra se encuentra inundada y tan sólo prevalece el Arca, una utópica ciudad a flote que se ha ido socialmente a pique- pero bajo sus premisas típicas se esconde un par de mecánicas sorprendentes con el potencial de cambiar el panorama de los shooters online.

¿Sorprendentes… o ladinas? El sistema de movimiento SMART es tan elegante e inteligente como su nombre indica. Básicamente, y con tan sólo pulsar el botón que activa esta función, el jugador puede recorrer el escenario con un estilo muy parecido al parkour -Mirror´s Edge o Assassin´s Creed también se inspiran en esta disciplina urbana. De esta forma, las rutas se amplían exponencialmente y las maniobras de ataque o evasión se llevan a cabo con una pasmosa facilidad.

LA VERDAD SOBRE LOS BUENOS SAMARITANOS

avance brink brink avance
Por otra parte, los miembros de cada uno de los bandos -la Resistencia y la Seguridad- se dividen en cuatro clases o especializaciones: el soldado, cuyo lugar es el frente de la batalla; el ingeniero, manitas por antonomasia; el médico, encargado de sanar a los heridos; y el operativo, que se quedará en la retaguardia para sabotear a los oponentes. Todos los niveles hospedan múltiples objetivos presentados en fila india que requieren organización, altruismo y un uso inteligente del escenario. Los lectores escépticos deben haberse tirado al suelo de la risa.

¿Cómo aunar estos tres elementos de forma permanente para asegurar que la partida no pierde fluidez ni desemboca en deserción colectiva? El usuario tiene a su disposición una “rueda” con objetivos que puede cumplir a cambio de experiencia. Las tareas se adaptan a la clase del jugador, al lugar en el que se encuentra, a la meta principal de su equipo y a la situación de la misma. En otras palabras: Brink soborna al personal para incentivar la aparición de buenos samaritanos.

EJEMPLO PRÁCTICO

Container City, una fortaleza de metal oxidado, es el nivel ideal para poner en práctica estos dos sistemas. Si esta fase formase parte de Counter-Strike, seguramente sus pasillos y corredores estarían repletos de jugadores que sacarían y guardarían sus cuchillos de combate para ganar velocidad. No obstante, SMART agiliza las cosas y sitúa todos los elementos del escenario en un provechoso primer plano. Por ejemplo, un operativo de la Seguridad se encuentra cara a cara con un soldado de la Resistencia; en lugar de hacer el idiota con un machete, el espía se cuela bajo la obertura entre dos pilares y consigue ponerse a cubierto tras un ágil deslizamiento.
brink ingame brink gameplay
La misión de la Seguridad en esta fase consiste en hacerse con un contenedor que guarda una peligrosa arma biológica, mientras que la Resistencia debe impedirlo porque asegura que dentro hay una vacuna -uno de los dos bandos debería hablar muy seriamente con sus contactos. El espía activa la “rueda” y elige cumplir la tarea secundaria que más experiencia le puede dar en ese momento: colocar unos explosivos para abrir una ruta alternativa al objetivo. Cuando la cuenta atrás para la detonación se pone en marcha, el operativo descubre que los enemigos han descubierto sus planes, así que, dejándose guiar por SMART, sube por unas vigas en las que goza de una posición privilegiada para ver venir a sus contrincantes y disuadirlos con un convincente lanzagranadas.

Una vez el espía y sus compañeros alcanzan el contenedor, aparece a escena otra de las novedades ambiciosas de Brink: una trama que intentará dar coherencia a las partidas multijugador. En una secuencia cinematográfica, la Seguridad irrumpe en el alijo donde se halla la presunta arma biológica y se encuentra con algo inesperado. ¿Qué o quién ha irrumpido en la belicosa ciudad utópica? Quizás el eslogan del título, “la evolución se aproxima”, no sea tan arbitrario como parecía…

SE ACEPTAN SOBORNOS

Cual malabarista circense, Splash Damage logra mantener en equilibrio una serie de ítems que otra desarrolladora tendría dificultades en aguantar por separado. ¿Sobornar a los usuarios para que jueguen adecuadamente? Funciona. ¿Explicar una historia en un shooter online? Funciona. ¿Evitar la rutina que acaba imperando en los niveles de un título multijugador apostando por el parkour? Funciona. Si estos elementos no acaben en el suelo hechos añicos, Brink se convertirá sin lugar a dudas en un referente del sub-género, y en uno de los títulos más divertidos de principios del año que viene. No es necesario ningún unto para darse cuenta de ello.
brink pc 2011

Daniel Cáceres 08 | 09 | 2010