Gaijin Entertainment y Konami nos traerán para principios de 2012 Blades of Time, para Playstation 3 y Xbox 360, segunda parte de X-Blades protagonizada nuevamente por Ayumi, trasladando sus andanzas a una isla peligrosa, Dragonland, un mundo de fantasía bastante bien elaborado.

Por allá por comienzos del 2009 salía a la luz X-Blades. Pese al título con reminiscencias se trataba de un hack and slash con estética manga y ambientado en un mundo de fantasía, protagonizado por Ayumi, una especie de Lara Croft rubia capaz de manejar dos descomunales espadas y emplear magia, acabando con cualquier enemigo que se pusiese por delante… prácticamente en ropa interior. Bueno, puede que sí tuviese algo de X.

UNA PROMETEDORA SECUELA


Ahora llega la segunda parte bajo el título Blades of Time, con una Ayumi más adulta, menos adolescente, con una estética de reminiscencias manga pero más europeizada que su predecesor.

En la anterior entrega el aspecto de la protagonista, los escenarios y los enemigos se basaban plenamente en el manga para adolescentes con formas exageradas, y aunque en esta entrega la referencia sigue siendo clara se ha llegado a un híbrido a medio camino con la estética occidental, muy vistoso y muy bien solucionado.

Ayumi seguirá usando sus pistolas/espada, unas hojas con revolver incorporado que cortan o descerrajan a distancia según sea lo que consideremos o nuestra experiencia nos dicte para acabar con los muchos, muchos, muchos enemigos que se nos cruzarán por delante. Igualmente dispondremos de más de 40 habilidades para combatir, lo que nos dará versatilidad para nuestro estilo particular de juego, más o menos agresivo, a distancia (aunque un movimiento tipo dash nos permitirá “deslizarnos” hasta enemigos distantes para seguir machacando con el cuerpo a cuerpo), más centrado en el filo de la espada o potenciando con la magia nuestras espadas basándonos en poderes elementales como hielo o fuego, y en cuanto a las pistolas se complementarán con armas de distinto calibre capaces de destrozar y pulverizar cualquier bicho viviente que se les ponga por delante… cada uno elige. El sistema posee también un autoaim dinámico para cambiar de objetivos bien elaborado. Pese a ser un hack&slash no estamos ante un machacabotones, la táctica será fundamental, con determinados enemigos (más aún con los Jefes) será imposible salir victorioso si no mantenemos la cabeza fría y un método concreto de pelea. Enfrentarnos directamente con todo lo que tenemos no será lo mejor en alguna ocasión.

El argumento no es especialmente novedoso pero sí efectivo, tendremos que pelear para liberar Dragonland de un ente maligno que se está apoderando de la isla y que nos mandará hordas enteras de enemigos para impedirnos avanzar. Eso sí, a los amantes del hack&slash les encantará destripar decenas y decenas de contrincantes de diferentes niveles. En nuestro deambular podremos disponer de algunos objetos bastante útiles, como una brújula que nos permitirá orientarnos y señalará localizaciones importantes.

En este título los puzles tendrán bastante importancia, haciéndonos estrujar el cerebro en más de una ocasión. Algunos de ellos sólo se podrán resolver si tenemos determinadas habilidades, como por ejemplo el hechizo de Tiempo de Rebobinado, donde podremos hacer un bucle espacio/temporal para encontrarnos con nosotros mismos (puesto que necesitaremos a más de una persona para resolver el puzle, por ejemplo). O podemos aprovechar para multiplicarnos si la cosa se pone difícil y que nuestro otro yo nos ayude con los enemigos. Igualmente, el entorno influirá y mucho. En lo que hemos podido ver (la demo fue jugada por los creadores, nosotros no hemos podido jugar directamente), si peleamos en el desierto a bajo el sol (con unos maravillosos efectos de luz) nuestra vida sufrirá una penalización drástica, de modo que la estrategia a la hora de encontrar zonas de sombra para sobrevivir será primordial. Lo mismo pasará en zonas de Tundra nevada, en ciudades arrasadas, y otros escenarios por los que nos veremos obligados a pasar. Por otra parte, los amantes de las plataformas tendrán su momento cuando deban viajar por determinadas zonas en las que se encuentran plantas voladoras, y nuestro único modo de avanzar sea saltando de una a otra y agarrándonos como podamos, algo nada fácil en muchas ocasiones.

Como aliciente, podremos emplear un modo competitivo con otros jugadores en escenarios preparados para ello en un multijugador bastante operativo.

CONCLUSIÓN

Blades of time se presenta como un hack&slash donde golpear y cortar no será el mejor método en ocasiones para conseguir avanzar, donde la estrategia y mantener la mente fría nos permitirá pasar bastantes horas de diversión en la isla de Dragonland, acompañando a Ayumi, una aventurera rubia de armas tomar.

Diversión mucho más que recomendable con una estética depurada para los que quieran soltar adrenalina y pasárselo bien con su Playstation 3 o su Xbox 360.

Rodrigo Perez 05 | 09 | 2011