avatar game
James Cameron tiene a los cinéfilos y jugones de medio mundo con el corazón en un puño. Hace 12 años que no estrena película y, por si alguien ha estado viviendo en otro mundo durante este periodo, conviene recordar que fue Titanic la última obra del director en llegar a nuestras pantallas. El filme consiguió “sólo” 11 Oscar y la friolera de 1.800 millones de dólares de recaudación en todo el mundo. Es la película más taquillera de la historia y, posiblemente, no sea superada jamás. Pero, si sois de esas personas que ven en Titanic una película sobrevalorada, no os preocupeis, porque Cameron también es realizador de joyas como Aliens o Terminator 2: El día del juicio final.

Con Avatar, el artista canadiense ha asegurado que la revolución tecnológica va a llegar al cine. Por supuesto, lo hará acompañada de una buena historia, como suele suceder en todas sus obras. Por si esto fuera poco, Cameron está inmerso en el desarrollo de la adaptación para consolas y ordenador que está llevando a cabo Ubisoft. Ya se sabe que el juego tendrá una línea argumental paralela a la película, para evitar destripar ninguna parte escencial de la trama fílmica. Las escasas imágenes que han trascendido del juego nos muestran un escenario frondoso y repleto de vegetación. Con todo, se ha mostrado poco material, seguramente para crear más espectación de cara al estreno.

Fue durante el E3 cuando Cameron se encargó de presentar Avatar -el videojuego- al mundo. Allí se anunció que la historia central se ambientará en un futuro siglo XXII. Los protagonistas serán los habitantes del planeta Pandora, los Na’vi, además de Jake, un marine parapléjico, que se comunica con ellos mediante unos cuerpos orgánicos llamados Avatares, que se vinculan física y emocionalmente con su dueño. Para que todo sea perfecto, película y juego verán la luz en las mismas fechas: diciembre de 2009.
avatar the game juego avatar
Pero, son muchos los interrogantes que plantea esta nueva aventura de Cameron. ¿Realmente estamos, como espectadores, preparados para la denominada revolución cinematográfica? ¿Y si el juego no está a la altura del filme? Lo cierto es que teniendo al director detrás de todo el proyecto, la confianza en ver un buen resultado final aumenta. Volviendo a la película, se ha asegurado que realizará el uso de la tecnología 3D como no se ha visto hasta ahora y que, esto si que nos vuelve locos, también estará presente en el videojuego. Las Tres Dimensiones en la adaptación consolera de Avatar pueden darle muchos puntos positivos, además de significar un paso adelante para la industria. Además, hace tan sólo unos días se proyectaron en Holanda 25 minutos de la película que dejaron a los asistentes boquiabiertos.

De momento, nos podemos conformar con visitar la página web del juego y con saber que tendrá contenidos descargables, tal y como se anunció en su día. De las pocas entrevistas que concede el canadiense, se desprende que tanto el juego como la película tendrá un realismo asombroso y, en el caso cinematográfico, los efectos especiales serán tan imperceptibles que en ningún momento sabremos si estamos viendo un escenario generado por ordenador, una maqueta, o un personaje real.

En resumen, sólo podemos marcar el 18 de diciembre como fecha clave para gamers y cinéfilos. Parece que por primera vez ambas disciplinas artísticas harán buenas migas y los jugones iremos al cine esperando ver algo innovador en el plano tecnológico y los adictos al cine podrán ampliar la experiencia con el juego de Avatar. Puede que con otro director nos tomaramos con cautela la espectación levantada, pero tratándose de Cameron nos arriesgamos en creer que de todo esto saldrá algo muy grande. Gigantesco.

Antonio López 13 | 08 | 2009